Última hora

Siria: seis años de guerra

Las protestas contra el régimen de Bashar al Asad que arrancaron en Siria hace seis años, en el contexto de las primaveras árabes, se han convertido en una de las guerras más devastadoras de los últim

Leyendo ahora:

Siria: seis años de guerra

Tamaño de texto Aa Aa

Las protestas contra el régimen de Bashar al Asad que arrancaron en Siria hace seis años, en el contexto de las primaveras árabes, se han convertido en una de las guerras más devastadoras de los últimos años.

Además de acabar con la vida de entre 300.000 y 470.000 personas según las fuentes, el conflicto ha desencadenado una crisis humanitaria con consecuencias nefastas y aún latentes en todos los países de la región y en Europa.

De los 22 millones de habitantes que había en Siria antes del conflicto, más de la mitad han tenido que huir de sus hogares. 13 millones y medio de estos desplazados internos necesitan ayuda urgente.

Además, 4,8 millones de personas han tenido que huir a países vecinos; Turquía acoge a 2,7 millones de sirios, Líbano a cerca de un millón y cerca de 650.000 están en Jordania.

Tres cuartas partes de los refugiados son mujeres y niños. Y si la vida de desplazado es una pesadilla, imposible medir la magnitud del sufrimiento de los menores que se han quedado en Siria. 2016 ha sido uno de los años más duros. Los casos verificados de asesinatos, mutilaciones de niños se dispararon el año pasado; según cifras de Unicef, al menos 652 niños fueron asesinados, un 20% más que en 2015. Además, están siendo reclutados, casi mil el año pasado, para luchar directamente en primera línea. Los más vulnerables son los 2,8 millones que se encuentran en zonas de difícil acceso. De ellos, 280.000 viven bajo asedio, casi completamente aislados de la ayuda humanitaria.

Más allá de las bombas, los niños están muriendo en silencio por enfermedades que se pueden tratar con acceso a medicinas y hospitales, pero también los hospitales son blanco de los bombardeos. 338 centros quedaron reducidos a escombros en 2016. La desesperación lleva a las familias a adoptar medidas extremas para sobrevivir, empujando a los niños al matrimonio o al trabajo infantil.

Reconstruir el país necesitará muchos años y miles de millones de euros, pero a día de hoy, sin que se vislumbre el final de la guerra, la principal preocupación sigue siendo sobrevivir.