Última hora

Última hora

60 aniversario del Tratado de Roma: Polonia podría ser el aguafiestas

Polonia clama la unidad europea y se opone a una Unión a varias velocidades. Ha puesto condiciones para firmar el Tratado de Roma este sábado.

Leyendo ahora:

60 aniversario del Tratado de Roma: Polonia podría ser el aguafiestas

Tamaño de texto Aa Aa

Polonia, ¿aguafiestas?

allviews Created with Sketch. Punto de vista

"El riesgo geopolítico o de seguridad es que volvamos a ser miembros de esa especie de zona gris en Europa central, situada entre la "Europa real" y el "imperio ruso", y nos encontremos de nuevo en la posición que hemos intentado evitar en los últimos venticinco años, desde la caída del comunismo"

Jacek Kucharczyk Analista

Europa se prepara para celebrar su cumpleaños en Roma, en plena crisis de identidad y de confianza. Hace sesenta años el club de los seis países pioneros creía en un continente fuerte y en paz. Hoy a los 28 hay que restarle uno y la construcción europea se tambalea, también en el Este.

Las tensiones entre Varsovia y Bruselas podrían empañar la conmemoración el sábado

Para empezar Polonia ha puesto condiciones para firmar la declaración de Roma, cuatro, que desgrana su Primera ministra, Beata Szydló: “Europa hoy, debe ser una, indivisible y fuerte gracias a todos los Estados-nación soberanos, miembros de la Unión Europea. Crear divisiones artificiales en nuestro círculo, hablando de una Europa a múltiples velocidades no aportará los resultados esperados. Sólo nos llevará a la ruptura de nuestra cooperación”, ha dicho.

Polonia se opone a la Europa de dos o más velocidades

Polonia destaca por sus paradojas. Clama la indivisibilidad aunque fue el único páis que se opuso a la reelección de Donald Tusk, también polaco, al frente del Consejo Europeo el 10 de marzo. Fue un boicot en toda regla, Varsovia no firmó las conclusiones de la cumbre europea.

Y aunque en las últimas horas ha suavizado sus amenazas de no firmar la declaración del Tratado de Roma, sabe que no está sóla. Los países del grupo de Visegrado: la República Checa, Eslovaquia y Hungría, la apoyan. Todos están en contra de una Europa que vaya a diferentes velocidades tal y como defienden Francia y Alemania.

Primer perceptor de fondos comunitarios

Pero si clama la unidad es porque no quiere perder el maná europeo. Es el país de la UE que más fondos comunitarios recibe.

Entre 2007 y 2013 percibió 81.5 millones de euros, y un millar más hasta 2020. Polonia es el primer perceptor de ayudas comunitarias por delante de Francia y España. Ayudas sólo ligeramente superiores a su presupuesto anual. El tigre polaco ha multiplicado su PIB entre 2004 y 2013, con un crecimiento del 3’5 por ciento y un índice de paro inferior al 10%.

El riesgo de quedarse en segunda división

Pero una parte de la población apoyada por la oposición liberal se rebela contra la deriva autoritaria de los nacionalistas en el poder, blandiendo banderas europeas.

Saben que el peligro es quedar relegado a un segunda posición, como advierte Jacek Kucharczyk, analista: “El riesgo geopolítico o de seguridad es que volvamos a ser miembros de esa especie de zona gris en Europa central, situada entre la “Europa real” y el “imperio ruso”, y nos encontremos de nuevo en la posición que hemos intentado evitar en los últimos venticinco años, desde la caída del comunismo”

Todas las miradas estarán puestas este sábado en la actitud de este país de 34 millones de habitantes.