Última hora

¿Por qué el Dáesh amenaza a Irán?

El grupo Estado Islámico ha amenazado a Irán por su papel en los conflictos de Oriente Medio, su actitud religiosa e incluso por su libertad en este campo, ya que permite que personas de credo judío v

Leyendo ahora:

¿Por qué el Dáesh amenaza a Irán?

Tamaño de texto Aa Aa

El grupo Estado Islámico ha amenazado a Irán por su papel en los conflictos de Oriente Medio, su actitud religiosa e incluso por su libertad en este campo, ya que permite que personas de credo judío vivan en Irán. Como es habitual, las amenazas las ha vertido en un vídeo (en esta ocasión, en lengua farsi), que fue publicado en internet el pasado lunes.

En las imágenes se puede ver a tres yihadistas de minorías étnicas iraníes y credo suní que explican la historia de Irán desde la antigüedad hasta nuestros días. Los tres critican las influencias iraníes en la región, desde Irak hasta Yemen, y condenan las políticas de la República Islámica frente a la minoría judía iraní. El Dáesh insinúa que el contraste entre la retórica antiisraelí de las autoridades iraníes frente a la libertad religiosa de la que gozan los judíos en Irán, se debe a una conspiración judía.

La comunidad judía en Irán

La presencia de la comunidad judía en Irán se remonta a la época del Imperio Persa. En la Biblia se cuenta que Ciro II el Grande, rey y fundador del Imperio Aqueménida de Persia, puso fin al exilio judío en Babilonia. En la misma dinastía, Esther, la reina judía del rey Asuero, evitó el aniquilamiento de la comunidad judía. Este evento histórico es recordado en la fiesta de Purim.

La comunidad judía siguió presente en Persia y, más tarde, en Irán, durante la era islámica. En 1948, Irán se convirtió en el primer “país musulmán” que reconoció a Israel como un Estado “legítimo” de facto.

Sin embargo, tras la victoria de la Revolución Islámica, Teherán declaró oficialmente a Israel como un Estado ilegítimo. Al mismo tiempo, la constitución de la República Islámica define al judaísmo, el cristianismo y el zoroastrismo como “las únicas” religiones ajenas al Islam reconocidas en Irán. Los miembros de estas minorías están “dentro de los límites de la ley, son libres de realizar sus ritos religiosos y ceremonias, y de actuar de acuerdo a su propio canon en asuntos personales y educación religiosa”. La comunidad judía tiene su propio diputado en la Asamblea Nacional iraní.

Sin embargo, la ejecución de uno de los miembros más importantes de la comunidad judía iraní pocos días después de la victoria de la Revolución desencadenó una gran ola de inmigración hacia Israel. En la actualidad, se estima que alrededor de 300000 judíos nacidos en Irán viven en Israel. La mayoría se trasladó al Estado hebreo después de 1979. A día de hoy, unos 20000 judíos viven en Irán, la mayoría en Teherán, donde hay 15 sinagogas, un hospital, una asociación cultural, y cementerios específicos.