Última hora

Última hora

360º: Vean a un equipo que mantiene seguros a los esquiadores de las avalanchas

Este año, los Alpes se han visto enlutados por una serie de avalanchas con numerosos muertos.

Leyendo ahora:

360º: Vean a un equipo que mantiene seguros a los esquiadores de las avalanchas

Tamaño de texto Aa Aa

Este año, los Alpes se han visto enlutados por una serie de avalanchas con numerosos muertos. Los accidentes se han producido fuera de pistas y, en las estaciones de esquí, la seguridad es primordial. La Asociación Nacional para el Estudio de la Nieve y las Avalanchas lleva la cuenta de los accidentes que se producen durante la temporada en territorio francés.

Fuimos a Courchevel, en Francia, para conocer estos dispositivo de seguridad.

Antes de abrir la estación al público, los llamados ‘pisteros socorristas’ verifican el estado de la nieve y utilizan entre otros útiles cargas explosivas. El uso de estos explosivos, de un kilo y medio, está especialmente controlado por las autoridades. Las cargas se conservan en sitios fuertemente vigilados.

“Las cargas explosivas son activadas por un detonador eléctrico o pirotécnico conectado a una mecha lenta”, detalla Nicolas Gros. “Es un trabajo que hay que efectuar con muchas precaución y mucha calma, con gesto precisos. Hay que asegurarse que la mecha se consume en el lugar planificado.”

La dinamita no es la única técnica utilizada. Los propios ‘pisteros’ pueden provocar de manera voluntaria pequeños aludes a su paso por las pistas donde la nieve se ha acumulado de forma peligrosa. Por ello están equipados de material de seguridad, como los detectores de víctimas de avalanchas.

Los equipos de Courchevel también pueden utilizar un sistema para provocar avalanchas preventivas. En toda la estación, se han instalado conductos de gas en sitios de difícil acceso donde la nieve se acumula rápidamente. Activada desde el puesto de control, una chispa causa una fuerte detonación a la salida del conducto. La onda de choque origina entonces la avalancha.

Entre los ‘pisteros’, algunos poseen especializaciones como la de artificiero. Otros se encargan del entrenamiento de perros utilizados para encontrar a las víctimas de las avalanchas bajo las capas de nieve.

“Un perro de avalancha, es un perro formado para que sea capaz de localizar a través de un manto de nieve el olor del cuerpo humano”, comenta François Martinal. “Desde pequeño, se habitúa al animal a buscar este olor y a concentrarse en él. Puede empezar a hacer la labor a partir de los quince meses… anque creo que hace falta unos veinticuatro para que su trabajo sea completamente efectivo”.

Tras sus patrullas, el personal se encuentra para repasar las operaciones efectuadas. Y, una vez todo verificado, se puede dar la luz verde para abrir la estación.

Momentos después, los primeros esquiadores se engullen en los remontadores. Courchevel es una de las estaciones francesas más antiguas. El año pasado, celebró su setenta aniversario. Su director, Thomas Thor-Jensen, describe “este dominio esquiable de la Savoya“http://www.domaines-skiables.fr/fr/presse/.

“El dominio de Courchevel se compone de más de cien pistas y ciento cincuenta kilómetros”, destacaThor-Jensen. “Para su funcionamiento, hay quinientos empleados que empiezan a trabajar en diciembre y terminan a finales de abril. Nuestros ingresos son de sesenta millones de euros y nuestros beneficios de cinco millones. El resto sirve para pagar los salarios y el funcionamiento y efectuar las inversiones. El llamado ‘oro blanco’ sigue siendo atractivo, pero lo es menos de lo que fue”.

Desde la temporada pasada, Francia perdió el liderato mundial en número de esquiadores. Le superó Estados Unidos, donde se contabilizaron casi cincuenta y cuatro millones de visitas. Aunque Francia se mantiene como el destino preferido en Europa, con cincuenta y dos millones. Detrás está Austria, con cerca de cincuenta millones.

Durante el invierno de 2015-2106, el sector generó en Francia más de 1.300 millones de euros, según las 250 estaciones de esquí federadas. Y, cada temporada, más de 120.000 puestos en el país dependen de este ‘oro blanco’.