Última hora

Una tribu en Vanuatu se ha quedado consternada al descubrir que el príncipe Felipe de Edimburgo, al que consideran el hijo de un dios ancestral de la montaña, probablemente nunca volverá a visitarles en su isla del Pacífico.

El marido de la reina Isabel de Inglaterra, que esta semana anunció su retirada de la vida pública a los 95 años, forma parte de las tradiciones de Younanen, una aldea muy pobre de la isla de Tanna. Los aldeanos rezan al príncipe pidiendo que bendiga sus plantaciones de plátano y de ñame. Incluso tienen varias fotos del duque de Edimburgo, entre ellas, una de 1980 en la que se le ve con un bastón que ellos fabricaron y le enviaron a Londres.

Los antropólogos creen que estas creencias comenzaron hacia 1960, cuando Vanuatu era una colonia anglo-francesa conocida como Nuevas Hébridas. Es probable que los aldeanos de la época vieran retratos del príncipe Felipe y de la Reina de Inglaterra en las oficinas gubernamentales y en las comisarías administradas por los funcionarios coloniales.

Más No Comment