Última hora

Última hora

Mánchester: crece la polémica entre el Reino Unido y Estados Unidos por las filtraciones

Leyendo ahora:

Mánchester: crece la polémica entre el Reino Unido y Estados Unidos por las filtraciones

Tamaño de texto Aa Aa

De polémica a crisis bilateral, la filtración de información sensible sobre el atentado de Manchester por parte de Estados Unidos podría hacer tambalear el intercambio de información entre ambos países, la publicación de imágenes de parte de explosivos por el New York Times ha irritado a las familias de las víctimas. La primera ministra británica va a quejarse hoy al presidente de Estados Unidos durante la cumbre del G7, al considerar que esas filtraciones afectan el desarrollo de la investigación en un momento en el que continúan las redadas en el área metropolitana de Manchester.

May, le pedirá hoy al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que “mantenga segura” la información de inteligencia que le transmita de forma confidencial el Reino Unido. Por el momento el mandatario no ha querido responder a una pregunta sobre esta cuestión cuando se encontraba en Bruselas en un encuentro con su homólogo francés Emmanuele Macron.

El jefe de la policía del área metropolitana de Manchester, Ian Hopkins, calificó hoy de “significativas” las ocho detenciones realizadas hasta la fecha en relación con el atentado terrorista del pasado lunes.
Ya son ocho las personas arrestadas, entre ellas, dos hermanos de Salman al Obedi, el suicida que el pasado lunes segó la vida de 22 personas.

Entre los arrestados cuya identidad es conocida están dos hermanos del presunto suicida, Salman Obedi. Uno de ellos, Hashim y su padre fueron detenidos en Libia ayer por una de las milicias más poderosas de Trípoli.

El progenitor fue apresado minutos después de hablar a la prensa negando que su hijo fuera el autor del atentado. Ramadán Abedi acusó a “fuerzas oscuras de estar detrás del atentado”.

El ex primer ministro libio Abdullah al Thini ha dicho hoy que su país había advertido al gobierno británico de que albergaba en su territorio células yihadistas procedentes de Libia, en particular miembros del Grupo Islámico de Combate de Libia al que pertenecía el padre del presunto suicida de Manchester.