Última hora

Leyendo ahora:

Una tienda homófoba en pleno centro de Moscú


internacionales

Una tienda homófoba en pleno centro de Moscú

Unas veces es una mirada o un gesto de desprecio… Otras es una agresión directa e impune, como un cartel que les prohíbe la entrada en una cadena de comida orgánica y tradicional rusa en pleno centro de Moscú. El colectivo de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales rusos denuncia ser víctima de una campaña de discriminación sin precedentes a escala nacional desde que se despenalizó la homosexualidad en 1993. Han pasado 24 años, pero los prejuicios homófobos siguen presentes en la sociedad rusa. En la tienda, dependientes y clientes aprueban sin tapujos el cartel.

- “Como verdadera cristiana, comparto lo que dice el letrero. Es nuestro talismán, nuestro guardián”, decía una dependienta.

- “Para mí es positivo al cien por cien”, añadía una clienta.

El dueño de la cadena es German Sterligov, un millonario ruso que lo dejó todo para vivir una vida devota en el campo y que no esconde su admiración por Donald Trump. En una reciente feria rural, elogió al presidente estadounidense por revocar la ley de Barack Obama que permitía a los homosexuales elegir baño en las escuelas.

Yulia Gorbunova, de Human Rights Watch, considera muy peligroso el mensaje que envía a la sociedad esta cadena minorista:

- “Parece que están promoviendo la homofobia en una sociedad ya homofóbica… y esto sólo conduce a tensiones crecientes. El Estado tiene la responsabilidad de intervenir y detener todo esto”.

El presidente ruso, Vladímir Putin, niega que en su país haya políticas homófobas. A principios de mes, la canciller alemana, Angela Merkel, le pidió que protegiera a las minorías días después de que el diario ruso Novaya Gazeta afirmara que había campos de concentración para homosexuales en Chechenia. Putin le prometió que investigaría la denuncia.