Última hora

N 236, la carretera de la muerte

Leyendo ahora:

N 236, la carretera de la muerte

Tamaño de texto Aa Aa

Tres días después de lo ocurrido en la Nacional 236, los supervivientes de esta enorme tragedia revelan lo que fue estar en la ya conocida como “carretera de la muerte”. Mario perdió a su esposa e hijos en el incendio de Pedrógão Grande.

“Ayudé a mi madre a salir del coche y no la solté en ningún momento, porque en ese caso se habría caído. Quizás en ese momento debería haber ido a por mi mujer y mis hijos, que estaban en otro coche”, nos dice Mario, que asegura que “la única cosa de la que me arrepiento es la de haber salido de la casa. A pesar de toda los esfuerzos y la ayuda de la gente, yo lo único que quiero es volver a tener a mi lado a mi esposa y a mis niños”.

Mario sí que pudo salvar la vida de su madre, una de las pocas supervivientes de la 236, donde murieron 47 personas:

“Solo sobrevivimos cuatro. Deberíamos haber muerto. Nadie nos hubiera echado de menos. Pero mis nietas murieron, ¿como se puede explicar esto?”

La tragedia de la N 236 ha disparado un sinfín de preguntas tanto por parte de la ciudadanía como del propio Gobierno luso. El primer ministro António Costa ha exigido una investigación para esclarecer por qué no se cortó al tráfico una carretera que resultaba ser una trampa mortal.