Última hora

Leyendo ahora:

Paolo Nespoli, un veterano del espacio


space

Paolo Nespoli, un veterano del espacio

Bienvenidos al programa Space. Nos encontramos en el módulo de control Soyuz utilizado por los astronautas para viajar a la Estación Espacial Internacional. ¿Cómo los astronautas soportan tanto estrés físico y psicológico?

Paolo Nespoli es el astronauta europeo de más larga trayectoria aún en activo. Con 60 años, vuelve por tercera vez a la Estación Espacial Internacional.

Estos últimos meses hemos seguido su entrenamiento para ver cómo prepara su estancia de seis meses en el espacio.”

Hace 60 años, Paolo Nespoli nació con buena estrella: la de la conquista del espacio. Los soviéticos lanzaban el Sputnik, el primer satélite espacial.

Años después, Yuri Gagarin se convertía en el primer hombre en viajar al espacio exterior y los estadounidenses llevaban adelante el programa Apolo.

La aventura espacial marcó la infancia del astronauta italiano que en los próximos días, en torno al 28 de julio, comenzará su tercera misión espacial.

“De niño crecí fascinado por las naves espaciales que viajaban a la Luna. Era la conquista lunar. También veía la serie “Los Supersónicos”, una familia que vivía en otro planeta y que se movía en una especie de platillo volante”, recuerda Paolo Nespoli.

El espacio forma parte de la vida diaria de Paolo Nespoli, pero nunca se volvió una rutina.

Adaptarse a la microgravedad, sin embargo, es algo que el cuerpo debe aprender cada vez. Los astronautas, a pesar del entrenamiento, necesitan un período de adaptación física y mental al llegar a la Estación Espacial Internacional.

“Cuando se trata de misiones de larga duración como fue mi segunda misión o como será esta próxima, tienes que formar parte integrante de la estación, sentirte cómodo a bordo y aprender a ser superman, en el sentido de que tienes que volar literalmente. Todo eso lleva tiempo, entre 4 y 6 semanas, para sentirte como en casa y que los movimientos sean fluídos, sin tener que pensar, ni darte golpes por todos lados.”

Después de haber trabajado en la construcción de la Estación Espacial Internacional durante dos semanas en 2007, y tras haber pasado seis meses a bordo en 2011, ¿cómo será la próxima misión de Paolo Nespoli?

“Esta vez intentaré disfrutar un poco más de las diferentes sensaciones que tienes al estar en el espacio, en lugar de concentrarme únicamente en lograr el mejor resultado.”

La próxima tripulación de la Estación Espacial Internacional tendrá un programa muy cargado, ya que han de llevar a cabo unos 200 experimentos científicos en condiciones de microgravedad.

“¡Qué alegría cuando se hace un descubrimiento! Eso produce una euforia y es quizás lo que los adultos pierden a diferencia de los niños… Así que viajar al espacio te hace regresar a ese estado y quizá te rejuvenece, quién sabe …”

Los astronautas se entrenan físicamente y se cuidan durante años a base de medicina preventiva que les mantiene en forma. Pero las características individuales juegan también un papel importante.

“Lo bonito de los seres humanos es que la fisiología es muy relativa. La edad es muy relativa. Podemos tener una persona con 60 años que se mantienen más joven que alguien de 30 años”, asegura Filippo Castrucci de la Agencia Espacial Europea.

El ser humano está programado naturalmente para responder a la fuerza de la gravedad. Para preservar la salud de los astronautas en misiones de larga duración es crucial saber cómo afecta la gravedad cero a cada función del organismo.

“El experimento que tenemos instalado ahí detrás trata de entender cómo funciona el cerebro y el sistema nervioso central, para saber si en condiciones de microgravedad, tendrá la misma precisión de movimientos que en la tierra”, explica Laura André-Boyet, instructora vuelos espaciales de la Agencia espacial Europea.

Paolo Nespoli realizará pruebas en órbita con esta máquina que ayudará a entender cómo funciona el cerebro y cómo se adapta a la ingravidez.

“Paolo tendrá que experimentar con todas estas máquinas y realizar diferentes actividades mecánicas. Él será quien instale esta maquinaria tan voluminosa en el laboratorio Columbus. Y más adelante comprobará si el trabajo realizado con anterioridad era suficiente y si efectivamente se puede utilizar esta máquina, prosigue Laura André-Boyet, de la Agencia espacial Europea.

La exploración espacial está vinculada a la investigación científica y tecnológica de sus efectos en el organismo. ¿Cómo afecta al sistema cardiovascular? ¿Entraña problemas en el sistema circulatorio?¿Provoca la pérdida de calcio?

“La Estación Espacial Internacional es un punto de apoyo, pero se utiliza también para establecer un plan y una base de conocimientos para poder ir más allá. La desmineralización ósea, el desgaste muscular… todo eso podría evitarse proporcionando gravedad, parcial o total, a los miembros de la tripulación”, dice Filippo Castrucci.

“Nos hacen falta naves adaptadas a los humanos y no que los humanos se adapten a las restricciones de las naves.”

Desde el fin de las misiones Apolo, ningún astronauta ha ido más allá de la órbita terrestre baja. La Agencia Espacial Europea podría crear un puesto permanente en la Luna, mientras que la NASA proyecta misiones tripuladas a Marte.

“Tal vez Yuri Gagarin hubiera imaginado que 60 años después de su primer vuelo en el espacio habríamos ido mucho más lejos, por ejemplo a Marte, o incluso fuera del sistema solar, pero todavía no estamos ahí. Como seres humanos seguimos desarrollando esa expansión y seguimos en la vía del conocimiento y es muy importante hacerlo. Para mí formar parte de todo esto es un placer y un honor”, concluye Paolo Nespoli.

Comienza ahora la cuenta regresiva. Un último evento simbólico marcará la misión de Nespoli y sus compañeros de equipo, el ruso, Sergey Ryazansky y el estadounidense Randy Bresnik: despegarán desde la misma plataforma de la primera misión de Gagarin.

Selección del editor

siguiente artículo
Leyendas del Espacio: Objetivo la Luna y Marte

space

Leyendas del Espacio: Objetivo la Luna y Marte