Última hora

Bombas de agua arrojadizas, diputados blandiendo asientos y el primer ministro sin poder tomar la palabra.

Por segundo día consecutivo, el parlamento taiwanés se ha visto sumido en el caos, este viernes.

La disputa estalló cuando los diputados del partido opositor, el Kuomintang, decidieron mostrar su rechazo al proyecto de desarrollo de infraestructuras presentado por el ejecutivo. En su opinión, las inversiones favorecen sobretodo a las regiones donde el partido en el poder tiene más votantes.

Para impedir que el primer ministro tomara la palabra, los diputados opositores rodearon la tribuna blandiendo sus asientos. Llegaron incluso a lanzar una bomba de agua contra Lin Chuan, el jefe del ejecutivo.

Un diputado tuvo que se atendido en la enfermería.

Más No Comment