Última hora

Último abrazo: aparecen los cuerpos de una pareja congelada en un glaciar suizo hace 75 años

Leyendo ahora:

Último abrazo: aparecen los cuerpos de una pareja congelada en un glaciar suizo hace 75 años

Tamaño de texto Aa Aa

Un empleado de mantenimiento del Glaciar 3000 hacía sus tareas de buena mañana en el Glaciar Tsanfleuron, cerca de la población suiza de Gstaad. No podía imaginarse que al tirar de aquel resto caído que parecía tela iba a aparecer una manga con restos humanos dentro y escarbando, escarbando el hielo de un glaciar en retirada un primer cuerpo completo y a su lado otro más.

Una pareja había caído en 1942 y no pudieron salir de la trampa de hielo.

Cada uno llevaba una mochila, iban equipados con botas de montaña con tacos de goma. En una de las mochilas había una botella de la que no quedaban rastros de etiqueta y un libro.

La pareja accidentada había llegado hasta los 2.900 metros del glaciar de Tsanfleuron, la parte más alta. La policía se puso manos a la obra para saberlo todo. Un helicóptero transportó los restos hasta el laboratorio forense.

Existe un registro de desaparecidos en la zona desde 1925. Se trata de una lista con 280 nombres de los que no se ha vuelto a saber nada desde que se aventuraron en el glaciar. Cada uno de ellos viene acompañado de la fecha y los datos de las familias. Cada una de las prendas y los objetos encontrados pasaron por la lupa de los expertos que identificaron a los alpinistas que quedaron congelados en un último abrazo.

Resultaron ser Marcelin y Francine Dumoulin habían salido hacia el 15 de agosto de 1942. Su hija pequeña, Marceline Udry-Dumoulin, de 79 años explicó al diario Le Matin que se encuentra aliviada:“Puedo decir que después de 75 años de espera esta noticia me da una profunda sensación de calma”.

Bernhard Tschannen, director de Glacier 3000, explicó: “Estaban perfectamente conservados en el glaciar y sus pertenencias estaban intactas. Los cuerpos estaban tumbados uno al lado del otro, eran un hombre y una mujer que llevaban ropa que databa del período de la Segunda Guerra Mundial”.

Tschannen explicó al diario Tribune de Genève Creemos que pueden haber caído en una grieta donde se quedaron durante décadas y cuando el glaciar retrocedió, aparecieron sus cuerpos”.

Francine Dumoulin, de 37 años, era maestra, y Marcelin, de 40, zapatero. Dejaron cinco hijos y dos hijas.

“Fue la primera vez que mi madre fue con él en una excursión de este tipo. Siempre estaba embarazada y no podía subir en las difíciles condiciones de un glaciar”, recordó su hija Udry Dumoulin.

Los siete hermanos fueron separados y adoptados por familias diferentes. Todos ellos viven en la zona pero se convirtieron en extraños los unos para los otros.

La hija menor, acudirá al funeral a sus 79 años: “No me vestiré de negro, creo que el blanco será más apropiado, representa la esperanza, que nunca perdí”.