Última hora

Leyendo ahora:

Los gigantes del sector automovilístico alemán habrían burlado las leyes del libre mercado


Business

Los gigantes del sector automovilístico alemán habrían burlado las leyes del libre mercado

En este nuevo capítulo del escándalo de emisiones de CO2, el diario alemán Der Spiegel ha publicado el viernes revelaciones sobre conversaciones secretas dentro del sector automovilístico de motores diésel que habrían burlado las leyes de la competencia.

El escándalo de las emisiones contaminantes podría alcanzar nuevas implicaciones. Un documento enviado por Volkswagen a la Autoridad de Defensa de la Competencia alemana revela que las cinco marcas más prestigiosas de la industria automotriz alemana, VW, Audi, Porsche, BMW y Daimler, mantuvieron reuniones secretas desde la década de los noventa para burlar las leyes de la competencia en asuntos tan sensibles como la tecnología, costes, suministros e, incluso, en la purificación de los gases contaminantes de coches diésel.

Además, Audi y Volkswagen tendrán que retirar cientos de miles de vehículos diésel que deberán actualizar el software para mejorar sus emisiones de dióxido de carbono.

La actualización se aplicará a los modelos de las marcas Audi, Porsche y Volkswagen que incorporen los motores V6 y V8 y no tendrá coste alguno para los clientes.
El grupo automotriz se suma a otros fabricantes alemanes como el grupo Daimler que también han llamado a revisión a millones de coches diésel.

Acusado de abusar de una laguna en la reglamentación europea en vigor, que autoriza la desactivación del sistema de filtrado de las partículas contaminantes en ciertas situaciones.

El resultado es que la firma retirará 3 millones de vehículos de la marca Mercedes-Benz y 850.000 de la marca Audi, con el objetivo, según el constructor automovilístico, de reducir las emisiones, principalmente en las áreas urbanas.

El paquete de actualización consiste en medidas voluntarias de los motores que responden a las normas Euro 5 y Euro 6.

El sector de automóviles diésel se ha visto cada vez más salpicada por el escándalo de manipulación de emisiones de CO2, que lastra a la marca Volkswagen, desde que éste se hizo público en septiembre del 2015.