Última hora

Quién iba a decir a los pescadores valencianos que acabarían pescando plástico y que ese plástico serviría para crear una colección de moda, pero así es. Los pescadores de unos doscientos barcos arrastreros de la Comunidad Valenciana se han sumado a un proyecto ecológico promovido por la empresa de moda Ecoalf.

¿Hay más basura que antes?, le preguntamos a Paco Pérez, uno de los pescadores. “Sí, sí, mucho más (…) sobre todo en verano”, nos dice.

Frente a quienes les acusan de dañar al medioambiente, estos pescadores se dedican a recoger la basura que llega a cubierta en las redes junto a las gambas y los peces. Nada regresa al agua. Todos los residuos son depositados en contenedores en el puerto. Allí se seleccionan los envases plásticos fabricados con PET (tereftalato de polietileno), que después son transformados en fibras de poliéster de gran calidad. Con esas fibras, la empresa de moda Ecoalf diseña prendas de vestir, convirtiendo una iniciativa ecológica en un innovador proyecto empresarial.

“Necesitamos unas 60 botellas de plástico para fabricar una yarda de tela. Para hacer un chaqueta se necesitan 80 o 90 botellas de plástico”, explica Javier Goyeneche, fundador de Ecoalf. “Hicimos un test en enero con mil buceadores (en Tailandia). Recogieron 7 toneladas y media de basura en un solo día. Y no es solo un problema en España o Tailandia. Es el mismo problema en México, Colombia o Hawai. Es un problema mundial”, añade.

Se calcula que la humanidad tira cada año al mar ocho millones de toneladas de basura, una cifra que tiende a aumentar.