Última hora

Rodilla al tartán para celebrar la victoria ante el mejor velocista de todos los tiempos. Usain Bolt no ha podido acabar su última carrera de 100 metros en lo más alto del podio. La poderosa zancada del jamaicano no ha logrado esta vez recortar la diferencia con Justin Gatlin en la salida. Tras dos sanciones por dopaje, el ganador, consciente del peso de la historia, ha respondido con elegancia.

“Ha sido un momento emocionante para mí. Pensé mucho en lo que haría si ganaba y al final no he hecho nada. Me iba a volver loco y a saltar y todo eso, pero ha sido un momento de respeto hacia él por lo que significa para mí y para mi carrera y lo primero que hice fue rendirle homenaje, me arrodillé y le mostré respeto”, explicaba Gatlin.

Bolt le tiene pendiente el relevo 4×100 que se disputa el próximo sábado en el Mundial de Londres, pero su tercera posición pone fin a su hegemonía desde los Juegos Olímpicos de Pekín de 2008.

“Es una victoria muy merecida. He dicho durante años que él es un gran competidor. Si no estás entero física y mentalmente te gana y yo no lo estaba. Mi salida fue horrible como siempre y me sorprendió, mi cuerpo me decía que era el momento. Es la primera vez que corro y me duelen las piernas así que es el momento de dejarlo”, ha dicho Bolt.

Gatlin marcó 9,95 en el cronómetro, dos centésimas por delante del también estadounidense Christian Coleman y tres por delante de Bolt. La única carrera de los 100 metros en la que el jamaicano no logró el oro, fue también su última.