Última hora

Mientras el presidente estadounidense amenaza con los peores males a Corea del Norte si se atreve a disparar sus misiles, la isla cuyas aguas fueron elegidas como blanco por el régimen de Pyongyang usa sus trincheras espirituales.

Varios cientos de personas se reunieron este domingo para rezar por la paz en la capital de Guam.

El número de vuelos en la base de la isla se ha multiplicado en los últimos días desde que resucitara la retórica amenazante de la guerra fría.

En las calles de Pyongyang los vecinos prestan especial atención a los mensajes del régimen y no faltan palabras de amenaza y desafío a Estados Unidos

Un vecino de la capital corcoreana aseguraba: “No tengo miedo en absoluto. No queremos la guerra, pero no tenemos miedo de ella. Si los Estados Unidos ignoran nuestras advertencias y hace cualquier cosa precipitadamente, será una buena ocasión para que eliminemos la fuente del mal, de la guerra y reunificar a nuestro país “.

Pese a los mensajes del régimen norcoreano anunciando la disposición de millón y medio de ciudadanos para luchar como voluntarios contra Washington en las calles de Pyongyang no hay despliegues ni desfiles.

Todo queda por ahora en una mezcla de bravatas y juegos de guerra.