Última hora

Recuperación económica y refuerzo de la Eurozona, marcarán el debate sobre el Estado de la Unión

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker pronuncia este miércoles su discurso sobre el Estado de la Unión. Algunos critican ya la falta de atención al capítulo social.

Leyendo ahora:

Recuperación económica y refuerzo de la Eurozona, marcarán el debate sobre el Estado de la Unión

Tamaño de texto Aa Aa

Jean-Claude Juncker todavía no ha hablado, pero ya le llueven las críticas.
El presidente de la Comisión Europea pronuncia este miércoles su discurso sobre el Estado de la Unión. Hablará, previsiblemente, de recuperación económica y de la necesidad de reforzar el gobierno económico de la Eurozona. También del “brexit” y de la inmigración.
Pero algunos sectores denuncian que su agenda es poco o nada social. Entre sus críticos se encuentra Yanis Varoufakis. El exministro griego de Finanzas ve contradicciones y se pregunta “por qué mientras Juncker proclama que la crisis ya está superada, en Francia el presidente Macron dice que sigue viva y que va a acabar con Europa”.
En la Unión hay actualmente 19 millones de parados y las recetas comunitarias para superar el problema no convencen al eurodiputado francés de la Izquierda Unitaria Patrick Le Hyaric. “Las decisiones que toma la Comisión y que toman las instituciones europeas tienen consecuencias negativas sobre los derechos sociales”, explica. Y añade que la reforma laboral que proponen en Francia sigue las orientaciones europeas y “eso implica más precariedad y más flexibilidad.”
Las desigualdades sociales inquietan a su vez a la eurodiputada verde alemana Ska Keller. En su opinión es necesario abordar el problema de “las enormes diferencias que hay a nivel de ingresos, de pensiones o de bienestar social, entre países como por ejemplo Rumanía o los Países Bajos”. Considera que Europa debe avanzar en ese sentido porque “es una promesa que tenemos que cumplir”.
La izquierda vuelve a reclamar un lugar en Europa y así lo demuestran el auge de políticos de la vieja guardia como Jeremy Corbin en Reino Unido.