Última hora

Intentando llegar a la idealizada Europa

Muchos de los inmigrantes son engañados

Leyendo ahora:

Intentando llegar a la idealizada Europa

Tamaño de texto Aa Aa

En las montañas de Macedonia no es muy difícil encontrar a inmigrantes que intentan seguir la famosa ruta de los Balcanes o los que han desistido y quieren volver a los campos de refugiados de Grecia o Turquía.

Después de haber pasado una hora con un grupo de voluntarios de la Cruz Roja, nos encontramos con dos menores de edad de Afganistán que habían sido maltratados por un grupo de traficantes.

Estos jóvenes refugiados afganos dicen:
“Anduvimos durante tres días hacia un punto y esperamos un coche pero nunca apareció. Ya habíamos pagado 2.500 euros”.

Muchos de los inmigrantes son engañados, según este voluntario de la Cruz Roja:
“Hay infinidad de denuncias de malos tratos y palizas. Un niño nos dijo que fue acosado por un traficante que le exigía más dinero, pero no tenía nada más que ofrecer, entonces le pegaron una paliza”.

Este chico argelino quiere llegar a Italia pero no tiene el dinero que le pide la mafia:
“Tendría que pagar 2.500 euros por llegar de Grecia a Macedonia, lo que me supone mucho dinero, y eso si consigo llegar porque muchas veces te engañan. A veces hay que pagar 3.000 euros en metálico”.

El mes pasado la policía macedonia desmanteló parte de una red de tráfico de personas y detuvo a ocho miembros de esta organización criminal. Pero eran una pequeña parte de una gran organización que trafica con ciudadanos de Afganistán, Paquistán, Iraq, La India o Siria.

La policía del país balcánico no tiene la capacidad para desarmar estructuras criminales de este calibre, y por lo general, trabajan en estrecha colaboración con FRONTEX.

El ministro del Interior de Macedonia comenta:
“Todo lo relacionado con el tráfico y el crimen organizado estará bajo un control más severo gracias al poder que ha adquirido Macedonia con el acuerdo”.

Nuestro corresponsal desde Macedonia, asegura:
“A pesar de que oficialmente se han declarado como cerrada, aún hay refugiados que hacen la ruta de los Balcanes para intentar conseguir su sueño europeo. Pero su destino está más a menudo en manos de criminales que de instituciones internacionales o gubernamentales”.