Última hora

Frauke Petry, la lider ultraderechista alemana que dio con la puerta en las narices a su partido

Leyendo ahora:

Frauke Petry, la lider ultraderechista alemana que dio con la puerta en las narices a su partido

Tamaño de texto Aa Aa

Agarró su móvil, su bolso, y se fue. En medio de la rueda de prensa que debía servir para celebrar el histórico resultado en las elecciones de Alternativa para Alemania, Frauke Petry, copresidenta del partido, se desvinculó de sus compañeros.

Lo hizo sin prevenir a la cúpula de su partido que se quedó boquiabierta.

“Hay diferencias abiertas en AfD y creo que no debemos callar como una tumba”, subrayó Petry junto al resto de dirigentes, ante quienes lamentó que se hubiese actuado en las últimas semanas como un “partido anárquico”.

Petry lidera el sector menos radical de la formación y tiene ambiciones de acceder al Gobierno “cuanto antes” según declaró ella misma en su sorprendente despedida. Mantendrá su escaño por Sajonia, pero actuará como independiente, y previsiblemente ahondará la brecha entre el ala moderada y la más ultraderechista de AfD (Alternative für Deutschland).

“Hay diferencias abiertas en AfD y creo que no debemos callar como una tumba”, subrayó Petry junto al resto de dirigentes, ante quienes lamentó que se hubiese actuado en las últimas semanas como un “partido anárquico”.

A continuación, se levantó sin admitir preguntas y, ya fuera de la sala de prensa, declaró su intención de liderar un “nuevo comienzo conservador”, sin aclarar si pretende fundar un nuevo partido, y anunció que formará parte del Bundestag (cámara baja) como independiente.

El copresidente de AfD, Jörg Meuthen, calificó de “bomba” el anuncio a bocajarro de Petry y Alice Weidel, candidata de AfD a la Cancillería, instó poco después a la disidente a abandonar el partido.

“Después de este reciente escándalo protagonizado por Frauke Petry, prácticamente insuperable por irresponsable, la llamó a renunciar a su función de portavoz y a abandonar el partido para no causar más daños”, dijo Weidel.

Con el escrutinio finalizado, AfD obtuvo un 12,6 % de los votos (casi 5,9 millones de sufragios), 94 escaños, y se aupó como tercera fuerza política, arrastrando electores desde el abstencionismo y desde las filas conservadoras de la canciller, Angela Merkel.

Las diferencias entre las dos grandes familias que componen AfD son evidentes desde hace meses y tuvieron su culminación cuando Petry se vio forzada en abril a renunciar a presentarse como candidata del partido a las elecciones generales al ver que carecía de respaldos suficientes.

Aquel congreso, del que Weidel y el otro candidato, Alexander Gauland, representantes del ala radical emergieron victoriosos, rememoró en cierta manera al de 2015, en el que Petry arrinconó a Bernd Lucke, fundador de AfD y líder del entonces sector más liberal y euroescéptico.

Petry, desde entonces, no ha dudado en criticar las declaraciones de los sectores más radicales de su formación y ayer mismo tachó de poco constructivas las palabras de Gauland al comentar por primera vez los resultados, cuando habló de “dar caza” a la canciller Angela Merkel en su objetivo de llegar al gobierno.

Estas criticas abiertas han tensado durante meses las relaciones entre las dos familias del partido, pero también reforzado el perfil político de Petry, que llega mejor que otros líderes de AfD a ciertos sectores sociales conservadores y que ha cosechado los mejores resultados de su formación en todo el país.

En Sajonia, donde Petry era cabeza de lista, AfD ha sido la fuerza más votada, por delante de conservadores y socialdemócratas, y ella ha obtenido un mandato directo, algo que Weidel y Gauland no han logrado.

Poco después del anuncio de Petry, cuatro parlamentarios de AfD en la cámara regional de Mecklemburgo-Antepomerania abandonaron su grupo parlamentario para formar otro, alegando diferencias políticas y personales.

La fractura dentro del partido es clara, según expertos como el politólogo Franco delle Donne, que en declaraciones a Efe consideró que Petry es “muy carismática” y “genera simpatía”.

Sin embargo, no le ve tracción suficiente dentro de AfD como para llevarse con ella a más parlamentarios; “Me cuesta creer que alguno más se sume a Petry”, argumentó Delle Donne, que califica a la líder de AfD de “oportunista”, impulsiva y en exceso confiada, aunque le reconoce un importante “capital político” dentro de su partido.

Los conservadores de la canciller alemana, Angela Merkel, ganaron las elecciones del domingo tras obtener un 33 % de los votos, aunque perdieron ocho puntos porcentuales con respecto a las generales de 2013.

El SPD quedó segundo, con un 20,5 % de los votos, seguido por AfD (12,6 %), el Partido Liberal (10,7 %), La Izquierda (9,2 %) y Los Verdes (8,9 %).

euronews/ EFE