Última hora

Última hora

Armas en Estados Unidos tras Charleston: por qué se está convirtiendo en una peli del oeste

Charleston celebró su primera misa tras el tiroteo de motivación racial que mató a nueve personas la semana pasada. Gran parte del debate en los

Leyendo ahora:

Armas en Estados Unidos tras Charleston: por qué se está convirtiendo en una peli del oeste

Tamaño de texto Aa Aa

Charleston celebró su primera misa tras el tiroteo de motivación racial que mató a nueve personas la semana pasada. Gran parte del debate en los EE.UU. se ha centrado en las tensiones raciales y sobre si la bandera de la Confederación debe seguir ondeando frente al poder legislativo del estado de Carolina del Sur.

Hay un aspecto de la masacre, sin embargo, del que apenas se habla en público: las leyes de armas en la nación. Esto puede parecer extraño a los europeos, pero Estados Unidos es un entorno histórica y culturalmente diferente cuando se trata de la utilización de armas de fuego por particulares.

Políticamente, la cuestión de la propiedad de armas se ha ido envenenado con los años. Hoy en día es muy difícil hacer pasar una legislación más estricta sobre control de armas, ya que el lobby de del sector tiene un firme control sobre los legisladores nacionales y estatales y mantiene a raya hasta los más mínimos cambios en el status quo. Todo ello a pesar del hecho de que la opinión pública es altamente favorable, dicen, a más controles de antecedentes de los posibles compradores de armas.

¿Por qué es tan difícil para los Estados Unidos para llegar a un acuerdo sobre este asunto? He aquí cinco hechos importantes que se necesitan saber para entender el problema:

¿Cuál es la base legal para la tenencia de armas?

Es la Segunda Enmienda de la Constitución de Estados Unidos aprobada en 1791 como parte de las primeras diez enmiendas contenidas en la Declaración de Derechos. Y dice: “Una milicia bien regulada es necesaria para la seguridad de un Estado libre y el derecho del pueblo a poseer y portar armas no será infringido”.

Si el ambiente del siglo XVIII (cuando los asentamientos remotos se defendían contra los indios, soldados británicos o bandidos) puede o no servir como un modelo práctico para regular el uso moderno y para la comprensión de la tenencia de armas en manos de los ciudadanos, ha sido largamente debatido en los EE.UU.

Entonces ¿se pueden llevar armas abiertamente como en el oeste?

Sí y no, las leyes varían de un estado a otro … El Tribunal Supremo no se ha pronunciado sobre si la Segunda Enmienda protege el derecho a portar armas en público para la autodefensa. Los tribunales federales de apelación han emitido resoluciones contradictorias sobre este punto.

¿Cuántas armas hay en circulación en Estados Unidos

Lo que parece una simple pregunta es complicada de responder. No hay ningún registro de armas universal en los EE.UU., y por lo tanto una forma sencilla de definir el número exacto de las armas de fuego.

Hay estimaciones, sin embargo. Según el Small Arms Survey con sede en Ginebra – la principal fuente de información pública internacional sobre las armas de fuego – que dicen que EE.UU. tiene la población civil mejor armada en el mundo, con estimaciones de 270 millones de armas en total.

Con menos del 5 por ciento de la población mundial, los Estados Unidos es el hogar de entre el 35 y el 50 por ciento de las armas de fuego en manos de civiles en el mundo.

Eso es un promedio de 89 armas de fuego por cada 100 residentes – muy por delante de Yemen, que ocupa el segundo lugar con cerca de 55 armas de fuego por cada 100 personas, o Suiza, que es tercero con 46 armas por cada 100 personas.

¿Todos los estadounidenses tienen un arma?

No, para nada. Una gran mayoría de los estadounidenses no poseen armas. De acuerdo con la Encuesta Social General de 2014 (GSS), llevada a cabo cada dos años desde 1972, la propiedad de armas ha vuelto al punto más bajo que alcanzó en 2010. Sólo el 32 por ciento de los estadounidenses posee un arma de fuego o vive con alguien que lo hace, en comparación con alrededor mitad de la población a finales de los 70 y principios de los 80.

La encuesta también encontró que el 22 por ciento de los estadounidenses posee personalmente un arma de fuego, por debajo del 31 por ciento en 1985. El porcentaje de hombres que son dueños de un arma de fuego bajó del 50 por ciento en 1980 al 35 por ciento en 2014, mientras que el número de mujeres que son dueñas de un arma se ha mantenido relativamente estable desde 1980, alcanzando el 12 por ciento en 2014.

Aunque el número de compras de armas de fuego ha seguramente aumentado, según los datos del sistema de verificación de antecedentes penales instantáneos nacional del FBI, las armas de fuego son propiedad de un número más reducido de personas. En otras palabras, el propietario promedio de un arma probablemente posee más de una.

¿Por qué es tan difícil obtener información precisa sobre esto?

En 1996, la Asociación Nacional del Rifle (NRA) influyó en el congresista Jay Dickey (un republicano de Arkansas) para incluir disposiciones presupuestarias que prohibían a los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) defender o promover el control de armas y que eliminaba unos 2,6 millones de dólares del presupuesto de la CDC, la cantidad exacta que había gastado en la investigación sobre armas de fuego el año anterior.