Última hora

Última hora

Puigdemont pide mediación a la UE y no habla de una DUI

El Presidente de la Generalitat pide que se retiren las fuerzas policiales que cometieron "abusos" durante la jornada del referéndum y también la mediación internacional en el conflicto con Madrid

Leyendo ahora:

Puigdemont pide mediación a la UE y no habla de una DUI

Tamaño de texto Aa Aa

De momento el presidente catalán, Carles Puigdemont no habla de Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

El Presidente de la Generalitat ha descartado este lunes en una rueda de prensa que quiera una ruptura inmediata con España, y ha hecho un llamamiento a la negociación. No obstante también ha asegurado que el resultado del referéndum es vinculante. Y ha pedido que se retiren los refuerzos de Policía y Guardia Civil de la región.

“Exigimos la retirada de todos los efectivos policiales desplazados a Cataluña para esta represión que han causado estos actos graves de violencia en un país que se ha movilizado durante años a través de millones de personas sin que se haya registrado ningún incidente”, ha expresado Puigdemont.

El president ha dicho además que su Gobierno ha aprobado la creación de una comisión especial de investigación

Puigdemont ha pedido por otro lado a la Unión Europea que se implique, apoyándose en la crítica de Bruselas al uso de la fuerza por parte de la policía y la Guardia Civil en la jornada del domingo. La Comisión Europea ha afirmado, una vez más, que el problema catalán “es un asunto interno de España” y que si Cataluña accediera a la independencia a través de una consulta legal, la región saldría automáticamente de la Unión Europea.

“Cuando hablo de mediación internacional no hablo de nadie en concreto, seguramente este rol la Unión Europea no lo puede desempeñar. Pero es evidente que lo debe apadrinar, es evidente que se tiene que interesar, es evidente que debe dejar de mirar a otro lado en una parte de su espacio”, ha añadido el dirigente catalán.

Las llamada al diálogo no ha calado aún en niguna de las partes.

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, mantiene contactos solamente con los dos partidos que le han apoyado hasta ahora en su estrategia en Cataluña: Ciudadanos y el Partido Socialista, que ha criticado por su parte la actuación policial.