Última hora

#parlemhablemos iniciativa ciudadana para el diálogo en Cataluña

Leyendo ahora:

#parlemhablemos iniciativa ciudadana para el diálogo en Cataluña

Tamaño de texto Aa Aa

El pasado lunes Guillermo y Pablo, unos 30 años, empezaron a mandar mensajes de Whatsapp a sus contactos para promover una vía diferente a la brutal confrontación que estaban presenciando entre el independentismo catalán y el Gobierno español, a las conversaciones encendidas en los lugares de trabajo, en la familia, las redes sociales…

“Somos mejores que nuestros gobernantes, hablemos” fue el eslogan que salió de esas conversaciones. Después vino una cuenta de Facebook y otra en Twitter y un manifiesto que cabe en un folio.


El principio es simple: reunirse frente a los ayuntamientos de cada capital de provincia el próximo sábado 7 de octubre a mediodía, si es posible vestidos de blanco, para pedir una salida pacífica al enquistado conflicto y crear un espacio en el que se pueda debatir, pensar salidas más allá del griterío que rodea este debate. Con banderas blancas. Un momento de tregua.

Aseguran no tener ninguna filiación política. Explican que precisamente fue la incapacidad de actuar de los diferentes partidos debido a juegos de intereses lo que les motivó a lanzar la iniciativa.

No sabían que antes del referéndum un grupo de creativos había lanzado una campaña con el mismo eslogan, en catalán: #parlem.

Una vez que se enteraron, decidieron adoptar el símbolo de aquel intento —fallido— de parar el choque de trenes: las pancartas en los balcones.



El caso es que las brasas comienzan a prender. Desde el lunes la página de Facebook tiene más de 17.000 me gusta y la cuenta de Twitter más de 3.600 seguidores. Guillermo y Pablo no se lo pueden creer “estamos desbordados” pero lo importante es que la convocatoria funcione así que no hay mucho tiempo para dormirse en los laureles.

Además cada vez más periodistas, actores y algún responsable político están apoyando la propuesta con el consiguiente efecto bola de nieve.





La cita ha llegado hasta Bruselas