Última hora

Última hora

Lujo y desmesura en el funeral del rey de Tailandia

Leyendo ahora:

Lujo y desmesura en el funeral del rey de Tailandia

Tamaño de texto Aa Aa

Más de un año después de su muerte, el rey Bhumidol de Tailandia va a ser incinerado este jueves. La imagen de los viejos dignatarios del país arrastrándose de rodillas y postrándose ante una urna dorada, que contiene solo el nombre y la fecha de nacimiento del difunto monarca, da idea de la desmesura de las ceremonias del funeral.

En la procesión solemne en torno a Sanam Luang, junto al Gran Palacio Real, participan miles de militares en coloridos trajes de gala, monjes budistas, sacerdotes hindúes, bandas de música… mientras cientos de miles de tailandeses, vestidos de negro estricto, lloran y rezan al paso de la gran carroza dorada, tirada por 200 personas. Lo curioso es que en esa carroza ni siquiera van los restos del rey difunto, trasladados horas antes al monumento funerario en el que van a ser incinerados.

A las exequias de Bhumidol, que los tailandeses consideran la reencarnación del dios Narayana, asisten representantes de 42 países y miembros de numerosas familias reales, como la reina emérita Sofía de España, las reina Máxima de Holanda y Silvia de Suecia, así como el príncipe Andrés de Inglaterra.