Última hora

Última hora

Gloria para todos en Abu Dabi

Rusia lidera el medallero tras una segunda jornada en la que Italia, Suecia y Países Bajos lograron su primer oro

Leyendo ahora:

Gloria para todos en Abu Dabi

Tamaño de texto Aa Aa

Cuatro medallas de oro se repartieron en la segunda jornada del Grand Slam de Judo de Abu Dabi, las cuatro para delegaciones diferentes.

El título de la “Mujer del día” recayó en la sueca Anna Bernholm, quien derrotó a la tres veces campeona de las series mundiales, la neerlandesa Kim Polling. Su triunfo llegó en el punto de oro merced a un waza ari. Fue la primera medalla dorada en un grand slam para la yudoca escandinava.

“Mi rival es una gran yudoca, es una yudoca muy buena, por eso el haber vencido me sabe tan bien. Sé que es muy fuerte en el seoi nage e intenté evitarlo no dándole oportunidades para que realizase esta técnica. Puse la pierna dura para que no pudiese tirarme y luego puse en práctica mis puntos fuertes y la tiré. Me siento muy fuerte y contenta”.

Primer oro para los Países Bajos

Los Países Bajos no se fueron sin embargo sin saborear el oro. Frank de Wit vengó a su compatriota, en su caso en la final de -81 kg. ante el mongol Otgonbaatar. El joven holandés se llevó el duelo desde el suelo consiguiendo su segundo grande del año, tras su conquista el pasado mes de febrero en París.

“Desde mi primera victoria las cosas no habían salido como quería así que con este triunfo vuelvo a encontrame bien. En París dije que quería ser más consistente y ganar medallas con continuidad. Sin embargo, perdí muchos combates decisivos. He evaluado los errores, quiero mejorar pero lo positivo es que hoy he pagado las deudas conmigo mismo”.

La final de los -63 kg. estuvo presidida por su excelencia Mohammed Bin Taloub Al Daree. Desde la tribuna, el Presidente de la Federación de Judo de los Emiratos Árabes Unidos contempló la victoria de la italiana Edwige Gwend.

Aunque la estrella en esta categoría fue la austríaca Kathrin Unterwurzacher, medallista de bronce. Y es que con un espectacular ko soto gake levantó al público de sus asientos.

Mongolia acecha a Rusia

Y, por último, Mongolia volvió a sumar un metal dorado, el segundo, que le coloca en el segundo lugar del medallero, sólo por detrás de la Federación de Rusia. Odbayar Ganbaatar cantó victoria en la categoría de -73 kg.

Aunque aquí también las miradas se dirigieron a la pelea por el bronce, con Rustam Orujov como protagonista. El yudoca azerbaiyano demostró su potencial en su combate ante el belga Dirk Van Tichelt, al que derrotó con un harai maki komi.

La llave del día, la que llevó a cabo el ruso Denis Iartcev ante el portugués Jorge Fernandes. Esto es judo.