Última hora

Última hora

"Mucha gente está triste porque su vida diaria no va de independencia sí o no"

Leyendo ahora:

"Mucha gente está triste porque su vida diaria no va de independencia sí o no"

Tamaño de texto Aa Aa

La preocupación de los españoles por el reto independentista catalán se ha triplicado en tres meses y el curso de los acontecimientos no parece frenar su ascenso. Algunas encuestas señalan que más de la mitad de la población estaría de acuerdo con un referéndum pactado. En las calles, en general, la gente aboga por el entendimiento.

- “Estoy notando que hay ciertos clientes con un rechazo a comprarme productos catalanes. En mi caso, no me provoca ningún rechazo. Pienso que hay mucha gente allí que se siente española y que al final esto se resuelve a base de dialogar, de hablar, todo dentro de la legalidad”, explica un comerciante de Madrid.

- “Estaría totalmente abierta al dialogo y eso, a veces, cuando lo digo, tanto los que están en un lado como en otro, se incomodan. Si yo fuera catalana, puede que también quisiera la independencia. Creo que también lo querría, no estoy segura, pero la verdad es que los entiendo”, añade una vecina de la capital de España.

Autor de un libro sobre Cataluña, Raphael Minder es corresponsal del New York Times en España desde hace siete años. Desde su punto de vista, todavía no se ha llegado a un punto de no retorno en la convivencia.

- “He conocido mucha gente que me ha explicado que está realmente triste. Triste, nada más, de ver lo que está ocurriendo. Porque realmente no lo entiende y su vida diaria no va de independencia sí o no, va de asuntos muy concretos: encontrar trabajo, tener buenas escuelas para los niños. De momento no hemos llegado a lo que yo llamo la fractura real y espero que nunca lleguemos allí, donde la gente no solo no es capaz de hablar bien con otra persona, sino que lo que realmente quiere es pegar a las otras personas. Espero realmente no llegar a eso.”