Última hora

Última hora

Michel niega una crisis en Bélgica por la presencia de Puigdemont

La presencia del presidente cesado del gobieno catalán, Carles Puigdemont, y cuatro de sus consejeros en Bélgica ha abierto una crisis en el país, pese a que el jefe del Ejecutivo intenta minimizarlo

Leyendo ahora:

Michel niega una crisis en Bélgica por la presencia de Puigdemont

Tamaño de texto Aa Aa

La presencia del presidente cesado del gobieno catalán, Carles Puigdemont, y cuatro de sus consejeros en Bélgica ha abierto una crisis en el país, pese a que el jefe del Ejecutivo intenta minimizarlo. El martes, unos doscientos alcaldes catalanes arroparon a Puigdemont en el palacio de Bellas Artes de Bruselas propiedad del gobierno federal.

En una comparecencia ante una comisión parlamentaria, el primer ministro valón Charles Michel tuvo que responder a las preguntas de sus propios socios Alianza Flamenca. “El señor Puigdemont es un ciudadano que debe responder de sus actos como cualquier otro ciudadano europeo, con derechos y obligaciones”, manifestó Michel. “Sin ningún privilegio, pero tampoco como un subciudadano. Es esta la convicción que compartimos en términos de democracia y Estado de derecho. Hay una crisis política en España y no en Bélgica. La crisis se sitúa en España y no en Bélgica”.


Precisamente, en los últimos días ha subido el tono entre el gobierno español de Mariano Rajoy y los ministros flamencos sobre el trato judicial que se estaba dando en uno u otro país a los consejeros catalanes cesados. Rajoy habló este miércoles desde el Congreso.

“Un gobernante no puede decir que la Constitución no rige en su territorio”, declaró Rajoy a las preguntas de los diputados sobre la intervención de la autonomía catalana aplicando el artículo 155. “Un gobernante no puede inventar una legalidad paralela, que es lo que hemos visto en los últimos tiempos. Un gobernante no puede declarar unilateralmente la independencia de una parte de territorio nacional”.

Paralelamente, el Tribunal Constitucional ha anulado la declaración de independencia del Parlamento catalán del 27 de octubre pasado y traslada a Fiscalía la actuación de su presidenta, Carme Forcadell. Por otra parte, la Audiencia Nacional volvió a rechazar la puesta en libertad condicional de los líderes de las entidades independentistas Jordi Sànchez i Jordi Cuixart.