Última hora

Última hora

Ucrania: el este del país, aún azotado por el conflicto, quiere recuperar la normalidad

Donbás, Donetsk... Las bombas no están lejos pero la gente no se rinde. Las iniciativas para volver a atraer a los visitantes afloran

Leyendo ahora:

Ucrania: el este del país, aún azotado por el conflicto, quiere recuperar la normalidad

Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en el corazón del este de Ucrania, en Donbás, una localidad castigada por el conflicto ucraniano que comenzó en 2014. Pese a todo, hay zonas que pueden visitarse y que esconden verdaderos tesoros.

El pueblo de Hranitne fue fundado en el siglo XVIII por griegos turcófonos procedentes de Crimea. Algunos tártaros de la misma península se asentaron aquí después de la II Gerra Mundial. Este área se conoce como “la zona roja”: de un lado están los separatistas y del otro las áreas controladas por el gobierno ucraniano. Antes de la guerra se podía hacer kajak en el río Kalmius, una región muy apreciada por los fotógrafos y conocida por su excelente cocina.

Los bombardeos han dañado muchos edificos públicos y privados. Hubo pérdidas humanas y hay muchas casas abandonadas. La guerra aún está cerca; aunque lo primero que hemos visto al llegar es a gente bailando y cantando en turco, ucraniano y ruso.

La secretaria del ayuntamiento, Vasylyna Nikolayeva nos muestra una clínica que está siendo reconstuída tras los bombardeos. Hace tres años, cuando el enfrentamiento estaba en su apogeo aquí, ella estaba embarazada y ayudó a miembros de su familia y amigos a escondense. La situación es ahora más tranquila pero no están totalmente a salvo. De vez en cuando hay ataques. El último, en septiembre, dañó su casa. La prioridad de la comunidad en estos momentos es desarrollar infraestructuras, para que la gente de la zona disfrute durante su tiempo libre y los más vulnerables, reciban ayuda.

Nos dirigimos hacia el norte, en donde se asienta otra comunidad muy activa en la región. Oleksandro-Kalynove ya era conocido por haber desarrollado el turismo verde. Hoy está a 40 kilómetros de la línea de frente. Y pese a que el flujo de turistas se ha reducido significativamente, los oriundos no se han rendido.

Una exposición ofrece la oportunidad de que los visitantes entiendan cómo se ha practicado la agricultura a través de los tiempos. Los habitantes de la localidad han creado ellos mismos este museo y una casa histórica típica.

Además, el parque paisajístico de “Kleban-Byk”:https://es.wikipedia.org/wiki/Parque_paisaj%C3%ADstico está al lado del pueblo. Lo único que le falta a este proyecto turístico es… la paz.

Ahora estamos en la zona de la que todo el mundo hablaba al principio de la guerra. La gente se esfuerza por llevar una vida normal en Sloviansk. Una iniciativa local impulsa la restauración de una fábrica de derámica del siglo XIX.

Viktoria Bahova y Olena Sarzhevska dicen que esperan restaurar las viejas máquinas, organizar talleres de cerámica, abrir un café, salas de reunión y un centro de trabajo.

Esta es la vista de la reserva natural de Kreydova Flora en la provincia de Donetsk, conocida por su flora única y sus increíbles paisajes. Accedemos a ella desde el pueblo cercano de Kryva Luka. La iniciativa de Yana Synytsya, se centra en la promoción del turismo ecológico en la zona y está tranformando la vida de la comunidad que participa en el desarrollo de la idea.

Ahora los visitantes pueden hacer rafting en el río, senderismo o visitar exposiciones de fotografía.