Última hora

Última hora

Una rara mutuación genética en los amish protege contra el envejecimiento

Leyendo ahora:

Una rara mutuación genética en los amish protege contra el envejecimiento

Una rara mutuación genética en los amish protege contra el envejecimiento
Tamaño de texto Aa Aa

Algunos miembros de la comunidad amish de la localidad de Berne en Indiana, Estados Unidos, presentan una mejor salud metabólica, mucha menos diabetes y tienden a vivir una década más. Desde problemas del corazón hasta demencia senil, una rara mutuación genética hallada en este grupo puede prevenir y combatir el envejecimiento biológico.

Los científicos estudiaron 177 miembros de la comunidad y descubrieron que 43 individuos habían heredado una versión mutada de un gen llamado Serpine1. Estos viven hasta los 85 años de edad, lo que significa 10 años más que los que no portan la mutuación. El hallazgo ha sido publicado el 15 de noviembre en la revista científica Science Advances.

“Se trata de una mutación genética rara que parece proteger contra el envejecimiento biológico en humanos”, señaló Douglas Vaughan, profesor de medicina que dirigió la investigación en la Universidad del Noroeste de Chicago.

La edad es el primer factor de riesgo para la mayoría de las enfermedades crónicas, incluyendo la diabetes tipo 2, el síndrome metabólico y las enfermedades cardiovasculares.


El gen clave para el envejecimiento

El gen Serpine1 proporciona al cuerpo instrucciones para producir una proteína llamada PAI-1 que sirve como freno en un proceso que destruye cualquier coágulo que pueda acumularse en los vasos sanguíneos. Pero la proteína también interviene en un proceso llamado senescencia, que es un proceso que se pone en funcionamiento como respuesta al estrés y daño ocurrido en una célula. Es fundamental para eliminar la formación de células cancerígenas y para la reparación de tejidos relacionados con el crecimiento tumoral.

Los estudios en animales han demostrado que reducir los niveles de PAI-1 puede protegerlos contra el envejecimiento y las enfermedades relacionadas con la edad e incluso prolongar la vida, pero hasta ahora no se había visto el mismo efecto en humanos. El grupo amish en Indiana es la única comunidad conocida que porta la mutación que suprime naturalmente los niveles de PAI-1 en la sangre.

Una comunidad aislada

Los científicos subrayan la utilidad de estudiar este tipo de mutaciones genéticas en “poblaciones con aislamiento geográfico y genético”. Los amish son un grupo etno-religioso protestante que vive en áreas rurales apartado de la sociedad. Descendientes de inmigrantes alemanes, mantienen un estilo de vida sencillo en el que rechazan cualquier tecnología moderna, como la electricidad.

Sus principales asentamientos se encuentran en Estados Unidos, México y Canadá.

El estudio no muestra relación entre su particular forma de vivir y la mutuación de gen.