Última hora

Última hora

El Gobierno húngaro denuncia un ataque frontal de George Soros

Leyendo ahora:

El Gobierno húngaro denuncia un ataque frontal de George Soros

El Gobierno húngaro denuncia un ataque frontal de George Soros
Tamaño de texto Aa Aa

Budapest ha criticado con dureza el “ataque frontal” que en su opinión ha lanzado el multimillonario estadounidense George Soros. El vicepresidente del partido Fidesz Gergely Gulyas criticaba así el comunicado de Soros en el que ha desmentido las acusaciones del Gobierno. Gulyas considera que los argumentos del multimillonario no tienen fundamento y que la Unión Europea tienen “la misma agenda a favor de los inmigrantes”.

Rechazó las acusaciones de que la campaña del Gobierno busca alimentar el sentimiento anti musulmán y que utiliza eslóganes anti semitas.

Horas antes el inversor estadounidense Soros había criticado por primera vez la campaña del Gobierno conservador húngaro en su contra y dijo que todas las acusaciones eran “mentiras y distorsiones” que buscaban crear un falso enemigo exterior.

“El Gobierno actual ha buscado crear un enemigo externo para distraer la atención de los ciudadanos” de problemas en la sanidad y la educación, así como de la corrupción, afirma Soros en un comunicado.

El empresario, de 86 años y de origen húngaro, crítico con las políticas nacionalistas y antimigratorias del primer ministro Viktor Orban, dijo que Budapest estaba avivando “el sentimiento antimusulmán y empleando figuras retóricas antisemitas que recuerdan a la década de 1930”.

El Gobierno húngaro ha lanzado una “consulta nacional” sin efectos vinculantes sobre un supuesto “Plan Soros” para traer cada año a la Unión Europea (UE) a un millón de inmigrantes y refugiados, algo cuya existencia el magnate estadounidense desmiente.

Dentro de esa consulta, el Gobierno húngaro ha enviado millones de cartas con documentación y preguntas a los hogares del país acusando a Soros de idear ese “plan”, entre otras cosas.

Las acusaciones contra Soros, convertido en el “enemigo público número uno” por el Ejecutivo, parten de unas declaraciones de 2016 en las que defendía que la UE debía aceptar a cientos de miles de refugiados cada año.

En el comunicado, Soros afirma que como “ciudadano preocupado” publica regularmente comentarios sobre diversos temas, incluida la crisis migratoria, y propuso que la UE admita a 300.000 refugiados por año como compromiso humanitario.

El empresario asegura que era sólo una idea y que no se puede imponer a ningún país que acepte refugiados, contradiciendo al Gobierno, que sostiene que Soros ha impulsado sancionar a los países que se opongan al reparto de refugiados dentro de la UE.

“La UE no puede obligar a los estados miembros que no lo quieran, a aceptar refugiados”, afirma Soros sobre el sistema de cuotas europeo al que se opone Hungría.

Soros también ha negado y calificado de “mentira” que promueva eliminar las vallas húngaras erigidas en sus fronteras para evitar a llegada de inmigrantes y refugiados.

Numerosos analistas señalan que la “consulta” forma parte de la campaña electoral del Gobierno, ya que las próximas elecciones legislativas tendrán lugar la próxima primavera.

Soros, uno de los hombres más ricos del mundo, ha invertido en su fundación Open Society miles de millones de euros para difundir los valores de la democracia, los derechos humanos o la lucha contra la corrupción.

El nombre de la fundación, a la que recientemente transfirió unos 18.000 millones de dólares de su fortuna personal, es un homenaje a las ideas de la “sociedad abierta” de su maestro Karl Popper, un destacado filósofo liberal.

Orbán ha defendido una “democracia iliberal” con valores cristianos tradicionales y considera que la llegada de inmigrantes musulmanes pone en peligro la identidad europea y los ha vinculado con el aumento de la criminalidad y el terrorismo.

Reuters/ EFE