Última hora

Última hora

Tensión entre EEUU y Turquía por el caso Zarrab

Leyendo ahora:

Tensión entre EEUU y Turquía por el caso Zarrab

Tensión entre EEUU y Turquía por el caso Zarrab
Tamaño de texto Aa Aa

Reza Zarrab, un empresario turco-iraní que presuntamente evadía las sanciones impuestas por Estados Unidos a Irán y que está siendo juzgado en Nueva York, involucró hace unos días en el fraude al propio presidente turco Recep Tayyip Erdogan. Zarrab compareció también la semana pasada ante el tribunal para testificar en el juicio de Mehmet Hakan Atilla, un banquero turco acusado de ser parte del plan.

Durante el juicio Zarrab habló de reuniones con altos funcionarios turcos, entre ellos Hakan Atilla. Según Zarrab, en esas reuniones hablaron de cómo evadir las sanciones estadounidenses y ayudar a Irán a lavar miles de millones de dólares en ingresos por venta de petróleo a través de los bancos turcos.

Los fiscales aseguran que este plan de lavado de dinero se estaba ejecutando a través de Halkbank, un banco público turco dirigido por Hakan Atilla. El banco ha rechazado las acusaciones contra su director. Según la acusación formal, el Banco Mellat, un banco del gobierno iraní, se encontraba entre los beneficiarios del plan.

El exministro turco de Economía, Zafer Caglayan, el de Asuntos Europeos, Egemen Bagis, y el de Interior, Muammer Güler, también se han visto salpicados por el caso. La semana pasada, Reza Zarrab afirmó ante la justicia que había sobornado a estos ministros a cambio de que lo ayudaran a establecer contacto con los bancos turcos.

Ankara denuncia que parte de las pruebas que existen contra Zarrab fueron obtenidas durante una investigación y una serie de arrestos en 2013, que afectaron a varios ministros turcos, y que el Gobierno cree fueron organizadas por jueces, fiscales y policías miembros de la cofradía de Gülen.

De hecho, el Gobierno del islamista Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) rechaza el juicio y sugiere que detrás está el clérigo Fethullah Gülen, exiliado en Pensilvania y al que Turquía responsabiliza del fallido golpe de Estado de 2016.

Según algunos analistas, el caso llega en un momento sensible para el AKP, ya que Turquía celebra tres elecciones importantes en 2019: municipales, parlamentarias y presidenciales.