Última hora

Última hora

Trump decidido a romper el estatus de Jerusalén con el traslado de su embajada

Leyendo ahora:

Trump decidido a romper el estatus de Jerusalén con el traslado de su embajada

Trump decidido a romper el estatus de Jerusalén con el traslado de su embajada
Tamaño de texto Aa Aa

Trump trasladará la embajada estadounidense en Israel a Jerusalén. 

Según fuentes de la Autoridad Nacional Palestina, el mismo presidente norteamericano ha informado de sus intenciones al líder palestino Mahmud Abás, en una conversación telefónica.

Horas antes la jefa de la diplomacia europea advertía de las consecuencias a su homólogo estadounidense, Rex Tillerson, que visitaba Bruselas.

"La Unión Europea apoya la reanudación de un verdadero proceso de paz encaminado a la solución de los dos estados. Creemos que cualquier acción que pueda socavar estos esfuerzos debe impedirse a toda costa. Se debe encontrar una fórmula, a través de las negociaciones para resolver el estatus de Jerusalén como futura capital de ambos estados, y satisfacer las aspiraciones de ambas partes", explicaba la Alta Representante de Política Exterior, Federica Mogherini.

El presidente turco ha ido más allá al manifestar en una reunión de su grupo parlamentario que la decisión de Trump puede dinamitar sus relaciones con Israel.

"Presidente Trump, Jerusalén para los musulmanes es una línea roja. Nuestra lucha en este tema continuará con determinación. De hecho, todo esto puede llegar a romper nuestras relaciones diplomáticas con Israel", dijo el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Trump, que también ha llamado al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y al rey Abdalá de Jordania podría detallar su decisión este miércoles.

Ron Allen, euronews:

Sabemos que los diplomáticos estadounidenses en la región han sido advertidos de posibles disturbios, hay rumores de protestas de la comunidad palestina y los israelíes están hablando de aumentar la seguridad y diciendo que, por supuesto, harán frente a cualquier eventualidad. La conclusión es que la región está al límite porque el presidente Trump es extremadamente impredecible y nadie sabe qué dirá o hará.