Última hora

Última hora

Los civiles en la línea de frente del conflicto ucraniano se preparan para afrontar el invierno

Leyendo ahora:

Los civiles en la línea de frente del conflicto ucraniano se preparan para afrontar el invierno

Tamaño de texto Aa Aa

Los casi 4 años de guerra en Ucrania oriental se han cobrado 10.000 vidas, de las cuales 3.000 eran civiles, un millón y medio de personas tuvieron que dejar sus hogares y cerca de un millón cruzaron las fronteras, como refugiados. Actualmente 4 millones de personas necesitan ayuda humanitaria en el país.

El conflicto en Ucrania oriental esta lejos de concluir. Este año 400 civiles han resultado heridos o han muerto a lo largo de la línea de frente que separa las áreas controladas por el Gobierno de las regiones separatistas pro-rusas. Las víctimas han aumentando con respecto al año pasado. No hay día en el que no se escuchen disparos de armas pesadas, a pesar del cese el fuego. Evdokia Vasilieva Taranenko tiene 80 años.

Punto de vista

Facilitamos los materiales, o damos subvenciones en efectivo, para que los compren. En la mayor parte de los casos, cuando son personas muy vulnerables, que viven en primera línea, no pueden realizar las renovaciones, entonces les damos el material y se paga un equipo de trabajadores locales.

Sergey Saenko, ONG People in need

Ha vivido en Pervomaiske durante 42. Su casa está a tres kilómetros del frente, el edifico ha sido alcanzado en dos ocasiones. “En pleno día cayó una bomba en la carretera. El impacto rompió esas tres ventanas. Yo estaba dentro”, nos dice. Evdokia ha vivido con el techo reventado durante dos años. Este invierno, la ONG checa, PIN, People in need ha venido en su ayuda y en la de otras cuarenta familias. Reparan, principalmente, ventanas y tejados para ayudarles a hacer frente al invierno.

AID ZONE - UKRAINE

Sergey Saenko, de “People in need” explica que a veces facilitan “los materiales, otras, damos subvenciones en efectivo, para que los compren. En la mayor parte de los casos, cuando son personas muy vulnerables, que viven en primera línea, no pueden realizar las renovaciones por sí mismas, entonces les damos el material y se paga un equipo de trabajadores locales, para realizar las obras”.

Los habitantes del pueblo se han reducido a la mitad desde 2014, pero los vecinos de Evdokia están regresando. Actualmente unas 1.500 personas en su mayor parte muy mayores o desempleados están reconstruyento y reparando lo que queda en pie. La tarea es peligrosa porque hay municiones sin explotar y el terreno está minado.

Evdokia dice: “Seguimos en guerra. A veces disparan hacia el pueblo en pleno día y nadie entiende nada: quién está tirando, desde dónde. No es fácil. Cuando es de noche da más miedo aún”.

Nos dirigimos al sur, cerca de Donetsk, hacia Marinka, uno de los puntos más conflictivos en esta línea de frente. La tensión es palpable. No hay un alma y las pocas que quedan se preparan para hacer frente a un rudo invierno. Hay zonas enteras sin acceso al gas desde 2014.

Andrew Meyer, responsable del programa de “People in need” aquí explica que han “establecido una lista de 250 casas que necesitan asistencia inmediata. Decidimos que una forma de hacer frente al invierno de forma permanente es colocar estufas. Las hemos instalado ya. Podrán alimentarlas con leña y pasar el invierno”. Los miembros de esta ONG comentan que han conseguido tratar los problemas de la mitad de los necesitados de Marinka. Los Vitaly, han recibido por ejemplo seis metros cúbicos de leña. Suficiente para pasar el invierno. El padre era minero. Vitaly Vladimirovich comenta que “antes de empezar la guerra no había una frontera definida, como ahora. Era más fácil llevar de un lado al otro el carbón gracias a las conexiones que yo tenía en la mina. Antes era capaz de conseguir algo de carbón, aunque ya no trabajaba allí.”

La situación humanitaria empeora

Según las ONGs la situación humanitaria ha empeorado. La gente regresa a sus horares después de haber huído de ellos, pero sin ingresos. El precio de los bienes de primera necesidad está aumentando en ambos lados. Preguntamos cómo ha evolucionado la ayuda humanitaria desde 2014.

Mathias Eick, responsable de comunicación de ayuda humanitaria de la unión Europea comenta que “en este año y medio, como la línea de contacto se ha estabilizado, nos estamos concentrando en los residentes de las zonas afectadas por el conflicto; pero el desafío reside en el hecho de que tenemos acceso a las zonas controladas por el Gobierno. Es mucho más difícil para nosotros ocuparnos de la población en las zonas no controladas por el mismo.”

La reparación de las casas y la calefacción son sólo algunas de las necesidades acuciantes, pero no las únicas. La ONG asegura que el porcentaje de personas con necesidades alimenticias se ha multiplicado por dos en el último año.