Última hora

Última hora

Una mirada a la vuelta política de Silvio Berlusconi

Leyendo ahora:

Una mirada a la vuelta política de Silvio Berlusconi

© Copyright :
REUTERS/Antonio Parrinello/File Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Silvio Berlusconi será la pieza clave en la configuración del gobierno de Italia en las próximas elecciones generales. Otra vez.

No estamos en 1994, cuando "Il Cavaliere" tomó posesión del cargo por primera vez sólo tres meses después de la formación de su partido Forza Italia, ni en 2008, cuando comenzó su cuarto y último mandato. Esta vez el magnate, de 81 años, no puede postularse directamente para el cargo, pero es el principal candidato de una coalición de derechas que probablemente acaparará la mayoría de los votos en la primavera de 2018.

Su plan es bastante simple: ganar el voto de los ancianos en Italia, el país que tiene la segunda proporción de población más envejecida del mundo.

¿Por qué sigue Berlusconi por aquí?

Hay varias razones, cuenta Bill Emmott, un experto en política italiana y ex redactor jefe de The Economist y autor de "Good Italy, Bad Italy" ("Buena Italia, Mala Italia").

"En primer lugar, todavía tiene tres canales de televisión y, por tanto, poderosas capacidades de comunicación", dijo a Euronews. "Segundo, sigue siendo muy rico a pesar del declive de algunos de sus negocios. Tercero, es un buen comunicador y diría cualquier cosa para mantenerse en el poder", dijo Emmott.

Y continuó: "En cuarto lugar, los italianos son más tolerantes que otros países con los pecados y delitos, pues asumen que todos los políticos son culpables hasta cierto punto. Las cosas que Berlusconi ha hecho, o por las que ha sido condenado, habrían terminado con la carrera política de cualquiera en Francia, Alemania o Reino Unido, pero no en Italia".

Y cuando se trata de políticos,"los italianos tienen bajas expectativas", agregó Emmott.

Berlusconi: ¿Primer ministro italiano en 2018?

No tan rápido. Este escenario es virtualmente imposible. Berlusconi fue condenado por fraude fiscal en 2013 y tiene prohibido presentarse a cualquier cargo público hasta al menos 2019 en virtud de la "Ley Severino". Ha apelado su sentencia ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, argumentando que Italia violó la legislación europea al aplicar retroactivamente una ley de 2012.

El tribunal ha iniciado el proceso, pero tardará varios meses en resolverse, lo que significa que es poco probable que la sentencia llegue antes de las elecciones. Berlusconi, a pesar de haber sido excluido oficialmente, ha pasado los últimos meses reuniendo una alianza de movimientos de derechas, que consiguieron la victoria en las elecciones regionales en Sicilia el mes pasado.

Uniendo su partido con las dos formaciones más prominentes de la derecha (la Liga Norte y "Fratelli d' Italia", o "Hermanos de Italia"), las últimas encuestas señalan que su coalición podría ganar el 35% de los votos, superando a la izquierda, incluyendo al Partido Demócrata (30%), actualmente en el poder, y al Movimiento 5 Estrellas (28%).

Con la nueva ley electoral, ningún partido puede aspirar a una victoria en solitario, así que que las fuerzas políticas deben formar coaliciones con el fin de maximizar el impacto, tanto a nivel nacional como local, dentro de cada circunscripción.

Un nuevo enemigo para el antiguo Cavaliere

Si el enemigo de Berlusconi siempre ha sido el "comunismo", a menudo tildado por el magnate de los medios de comunicación como la "ideología más malvada de todos los tiempos", esta vez ha elegido otro blanco contra el que luchar.

"El desafío es hacer entender a la gente que Berlusconi es el único obstáculo para la victoria de los "grillini"[como se conoce a los activistas del Movimiento 5 Estrellas, por el nombre de su líder Beppe Grillo]. Su programa, centrado en el estado y justicialista, apunta a introducir nuevos impuestos y bloquear grandes proyectos financiados por el estado. Es un plan de declive que daría el golpe final a esta miserable Italia ", dijo Antonio Palmieri, diputado de Forza Italia y responsable de la campaña digital del partido de Silvio Berlusconi, a Euronews.

"Berlusconi está poniendo su experiencia al servicio del país en el momento de la necesidad."

Una estrategia de comunicación clara y sencilla para ganar el voto de las personas mayores

El secreto para un resultado electoral positivo es "tener una propuesta clara y general", dijo Palmieri. "Siempre hemos centrado nuestra campaña en algunos grandes puntos de interés general, basados en la credibilidad del líder y expresados en un lenguaje claro, sencillo, directo y concreto".

Berlusconi está construyendo "sabiamente" su estrategia de retorno, después de años en la arena política, señala Lorenzo Pregliasco, cofundador de Quorum, una consultoría en estrategia política y editor de YouTrend, una revista de análisis de datos.

"Está tratando de hacer el mismo truco de regreso que en 2013. Tiene un enfoque claro en pocos temas, fácilmente comprensible para su electorado", dijo Pregliasco a Euronews.

La promesa de duplicar las pensiones mínimas a 1.000 euros al mes es sólo una de ellas. Otros incluyen: la creación de un Ministerio para las Personas Mayores, un impuesto plano, atención dental y ocular gratuita para las personas mayores, descuentos en los transportes, servicios veterinarios gratuitos y la abolición del impuesto de circulación sobre los automóviles.

Sus socios de la coalición también prometieron revocar una ley, conocida como "Fornero", que aumenta gradualmente la edad de jubilación tanto para hombres como para mujeres y endurece los requisitos para la jubilación anticipada.

El aumento de las pensiones mínimas ya se había prometido - y se había devuelto parcialmente- en 2001. "Berlusconi está intentando volver a conectar con esa operación política, insistiendo también en el hecho de que en los últimos años otros políticos no lo han hecho mucho mejor. Dice: nosotros fuimos los únicos que lo hicimos y estamos listos para hacerlo de nuevo", dice Pregliasco.

La página web silvioberlusconi.it forma parte de esta operación de nostalgia. El sitio redirecciona a governiberlusconi.it, que es una lista de sus presuntos logros durante sus cuatro mandatos.

"Los mayores de 65 años son más propensos a votar que los menores de 35", agregó Pregliasco "Él lo sabe. Dirigirse a los jóvenes suena bien, pero al final son más impredecibles y menos decisivos que los pensionistas en el resultado global. Hay muchos italianos mayores, y parte de su electorado está formado por ancianos, amas de casa, gente marginada socialmente, muchos de ellos viviendo en el sur de Italia. Durante las elecciones está particularmente capacitado para movilizarlos ".

Emmott ofrece su versión: "No creo que esta vez estas promesas tengan un gran impacto", dijo.

"Todo el mundo sabe que las posibilidades financieras son limitadas y que los italianos no se hacen ilusiones de que él pueda satisfacerlas. Pero los votantes acogen con satisfacción la idea de que alguien se está ocupando de estas necesidades: el objetivo principal de Berlusconi es demostrar que está prestando atención".

Por qué los ancianos pueden ser la clave para ganar las elecciones

Todas las últimas elecciones han estado plagadas de abstencionismo. El mes pasado, por ejemplo, el 53,2% de los votantes sicilianos decidieron no votar.

Italia tiene una población adulta de 50,7 millones de habitantes. Alrededor del 27% de ellos tiene más de 65 años (13,5 millones), mientras que los jóvenes (18-29 años) representan sólo el 14,6% del electorado (7,4 millones).

En diciembre de 2016, la participación en el referéndum constitucional fue del 60% entre los menores de 35 años y del 70% para las personas mayores de 55 años, según Quorum/Youtrend para Skytg24. Además, el nuevo archienemigo de Berlusconi, el Movimiento 5 Estrellas, puede presumir de un importante atractivo entre las generaciones más jóvenes, ya que fue el partido más votado durante las elecciones de 2013.

Por lo tanto, la predilección de Berlusconi por las generaciones mayores podría no ser sólo una cuestión de edad. 

ITALY-BERLUSCONI/

¿Tiene Italia TANTO dinero para cumplir las promesas de Berlusconi?

El programa de entrevistas italiano Piazza Pulita calcula que un presupuesto de 80.000 millones de euros debería cumplir todas sus promesas electorales. El aumento de las pensiones mínimas a 1.000 euros al mes podría suponer un coste de al menos 4.000 millones de euros al año.

"No creo que ésta sea la forma correcta de ver su campaña electoral ", argumentó Ferdinando Giugliano, que escribe columnas y editoriales sobre economía europea para Bloomberg View.

"Este es claramente un libro de sueños inviable. Nos ha acostumbrado a promesas electorales poco realistas, como el puente que cruza el Estrecho de Messina. Nada le hará cambiar de opinión, ya que quiere ser considerado como la alternativa a las políticas de rigor fiscal. Quiere dar esperanza a los italianos".

Berlusconi se está presentando como una especie de "padre de la nación, un experto estadista" contra el poco experimentado Movimiento 5 Estrellas, dice Giugliano. "Esta gente nunca ha trabajado en su vida", argumenta el magnate de los medios de comunicación refiriéndose a los "grillini ".

"En el mundo occidental, la nostalgia juega un papel importante en las elecciones", añade Giugliano. "La idea de que la modernidad es peligrosa y es más seguro volver a un pasado en el que las cosas solían funcionar es atractiva. Esta carta ha sido jugada en la campaña del brexit y por Donald Trump. Berlusconi puede recordar fácilmente un momento anterior a la crisis, en el que las cosas parecían estar mejor gracias a un ciclo económico [internacional] más favorable".

¿Enfoque equivocado?

Los sindicatos, que tienen una base de afiliados compuesta en su mayoría por pensionistas, también están luchando por jubilaciones más tempranas para ciertos trabajadores - "como suele ocurrir en otoño cuando se aprueba el presupuesto", dice Giugliano.

Pero una pregunta sigue pendiente. Si todo el mundo intenta ganar el voto de los ancianos, ¿quién impulsará las propuestas para ayudar a los que también han sido más afectados por la crisis: las generaciones más jóvenes?

Como escribió una vez Giugliano, en el período comprendido entre 1995 y 2014, la renta disponible equivalente de un joven (entre 19 y 34 años) ha disminuido en un 10%, mientras que la de una persona mayor de 65 años se ha incrementado en un 20%. Sin embargo, el Estado sigue invirtiendo dinero hacia aquellos que menos lo necesitan, el gasto social en las personas mayores - estima - es cuatro veces mayor que el destinado a los que aún están en edad de trabajar.

"Para un joven de 30 años que puede hacer un poco de cálculo de la seguridad social, la oferta política italiana es bastante pobre", apostilla Giugliano.