Última hora

Última hora

La oposición democrática de Venezuela, Premio Sájarov del Parlamento Europeo

Leyendo ahora:

La oposición democrática de Venezuela, Premio Sájarov del Parlamento Europeo

La oposición democrática de Venezuela, Premio Sájarov del Parlamento Europeo
Tamaño de texto Aa Aa

Venezuela se encuentra en una encrucijada. El país está devastado por la crisis económica, con una altísima inflación, y por la crisis política. Venezuela está polarizada. La oposición dice que desde que el difunto presidente Chaves llegó al poder en 1999, su partido, el PSUV, ha erosionado las instituciones democráticas de Venezuela y llevado la economía a la ruina.

Los chavistas a su vez acusan a la oposición de ser elitista y de explotar a los venezolanos pobres para aumentar sus propias riquezas. También llegan a asegurar que los líderes de la oposición son pagados por los Estados Unidos, un país con el que Venezuela ha tenido tensas relaciones en los últimos años.

¿Y qué opina la población? Tras cuatro meses de disturbios y más de 150 muertos en las calles, los líderes de la oposición fueron invitados a votar en las últimas elecciones para gobernadores, que acabaron con victoria para los chavistas. Nuevamente hubo acusaciones de fraude y el electorado parece desconfiar cada vez más de los políticos.

Es en este contexto que la oposición democrática y los presos políticos en Venezuela han ganado el Premio Sájarov de la Unión Europea por los Derechos Humanos. El Parlamento Europeo dijo querer recompensar la valentía de los estudiantes y políticos que luchan por la libertad frente a un gobierno represivo.
Con el Premio Sájarov de este año, el estado de los derechos humanos en Venezuela está en el punto de mira.

Para entender el punto de vista de la oposición y sus demandas vamos al encuentro de Ramón Guillermo Aveledo, uno de los miembros mejor calificados y más respetados de la Mesa de la Unidad Democrática, la llamada MUD, en la que se reagrupa buena parte de la oposición. Él cree en el diálogo, no porque sea un pacifista, sino porque sabe que los chavistas están fuertemente armados. Incluso una invasión extranjera, elogiada por algunos políticos, podría conducir a una guerra civil, a una masacre. El chavismo cuenta todavía con el apoyo de más del 20% de la población.

Si las autoridades dejan salir del país a Aveledo, acudirá a Estrasburgo para recibir el Premio Sájarov, entre otros líderes de la oposición.

Alberto de Filippis:
“Señor Aveledo, ¿cuál es la situación de los derechos humanos en este país?”

Ramón Guillermo Aveledo:
“Las violaciones aumentan no solo con respecto al riesgo para la vida o para la libertad de expresión, sino también con respecto al derecho a la salud, que es otro derecho básico. Este informe redactado por la comisión de Derechos Humanos del Parlamento dice mucho. Aquí vemos en este gráfico cómo aumentan los asesinatos. Tenemos muchos problemas diferentes relacionados con las violaciones de los derechos humanos en este país y todos ellos están aumentando “.

Alberto de Filippis:
“Señor, ¿qué significa para para la oposición política venezolana el haber recibido el Premio Sájarov?”

Ramón Guillermo Aveledo:
“Significa mucho para nosotros y para los venezolanos. El Premio Sájarov existe desde 1988. Cuando miras a los ganadores te das cuenta de que se trata de una lista de luchadores por los derechos humanos y la libertad social. Y esto ya significa mucho, sin mencionar que solo en 5 ocasiones se premió a los latinoamericanos, y esto también es importante. También muestra cuán preocupada está Europa por el estado de cosas en Venezuela. Pero también subrayaría que esta es la primera vez en la historia de este premio que se otorga una institución pública. Hubo ONG, personas y también órganos de prensa, pero nunca organismos públicos (como el Parlamento). Es muy importante porque muestra que en el estado venezolano hay una pelea entre quien protege la Constitución, los derechos humanos y la libertad y quiénes (los chavistas) los atacan. Muestra que los venezolanos luchan por su libertad “.

Alberto de Filippis:
“En los últimos días, el gobierno venezolano dijo que ‘no habrá diálogo si Washington no levanta las sanciones (económicas) (contra Venezuela)’. No entiendo qué tiene que ver las sanciones estadounidenses con el diálogo político entre venezolanos”.

Ramón Guillermo Aveledo:
“No tiene nada que ver. Como ha sucedido con otras dictaduras, nuestro gobierno no quiere convencer de que no hay un enfrentamiento entre el poder y su pueblo, sino un enfrentamiento entre Venezuela y otros países. Porque Venezuela tiene que respetar el derecho internacional, por ejemplo, respetar los derechos humanos, por eso hay sanciones contra los oficiales políticos o el gobierno venezolano en su conjunto. Los chavistas quieren mostrar que estas sanciones son en contra de los venezolanos. asumir responsabilidades por no respetar los derechos humanos. Las sanciones son contra servidores públicos específicos, miembros del gobierno. Lo que el gobierno está tratando de hacer es envolverse en la bandera nacional para mezclar cosas y responsabilidades. Quieren mezclar intereses personales. con el interés del pueblo venezolano. Este es un viejo truco que siempre han utilizado las dictaduras “.

Alberto de Filippis:
“¿Cree que una amnistía política para algunos chavistas ayudará a comenzar un diálogo real y una transición democrática?”

Ramón Guillermo Aveledo:
“Debemos mirar cada oportunidad que la política o los derechos o la diplomacia puedan ofrecer. Debemos caminar por todos los caminos posibles para encontrar una solución. Lo más importante es ahorrar sufrimiento a los venezolanos. Algunas personas hablan con imprudencia sobre el hecho de que una invasión extranjera podría ser la solución, o incluso una guerra civil (podría ser una solución). Esto solo significa agravar la situación. Usar la fuerza no soluciona nada, sino que deja heridas más profundas. Y precisamente el uso de la fuerza (por el gobierno) es la causa del sufrimiento que estamos experimentando. Por eso debemos analizar las posibilidades que ofrecen la política y la ley. De modo que si alcanzamos el cambio que necesitamos y esta transición política a través de medios pacíficos y de la manera menos traumática maneras, eso será una gran ayuda y una gran ventaja “.

Alberto de Filippis:
“Profesor Aveledo, gracias”

El gobierno no reconoce la existencia misma de prisioneros políticos en Venezuela. Las personas encarceladas por razones políticas o por desobediencia civil son acusadas de terrorismo.

Representarlos en un tribunal puede ser extremadamente peligroso para el propio abogado, tanto para su carrera como para su vida pública. Ahí entra en juego la “ONG Foro Penal”:https://foropenal.com/ , una asociación de abogados que ofrece defensa pro-bono a presos detenidos de manera arbitraria.

Euronews pudo reunirse con el director y fundador de Foro Penal, “Gonzalo Himiob”:https://foropenal.com/nosotros/#directiva . Su ONG publica cada mes un informe sobre la represión llevada a cabo según ellos por el Estado venezolano, donde entran en juego los “presos políticos”:https://foropenal.com/presos-politicos/#categorias .

Alberto de Filippis:
“¿Cuál podría ser la definición de preso político en Venezuela?”

Gonzalo Himiob:
“La primera categoría son las personas que, por lo que representan como individuos, son víctimas de un proceso de criminalización por parte del gobierno, de modo que pueden ser ‘neutralizados’ como posibles líderes políticos o actores en la movilización social. En este grupo encontramos a los presos políticos más famosos, como Leopoldo López, Antonio Ledezma, Daniel Ceballo, etc. Son personas que, desde un punto de vista individual, representan un riesgo estructural para la estructura de poder existente, y es por eso que el poder intenta neutralízalos. Esa es la primera categoría.

La segunda categoría son las personas que tal vez como individuos son desconocidos, pero representan algo. Una institución, por ejemplo. Quizás pertenecen a grupos específicos que el poder quiere neutralizar. Como estudiantes, periodistas o jueces. Me gustaría mencionar el caso de María Lourdes Afiuni.

María Lourdes Afiuni es uno de los casos más emblemáticos. Está bajo arresto, no por lo que es como individuo, sino para enviar un mensaje al grupo al que pertenece: los jueces. Significa: si luchas contra el poder, podemos atraparte.

La tercera categoría es lo que llamamos prisioneros de propaganda. Cada vez que el poder quiere justificar su propia narrativa oficial, una ‘verdad oficial’, sobre algo que sucede en todo el país, criminaliza a algunas personas para atacar una categoría de la gente. Para mantener y fortalecer su propaganda. Como ejemplo: cuando el gobierno dice que hay una guerra económica, arrestan a los vendedores o a una categoría específica de comerciantes. Todo esto para mostrar que los distribuidores son responsables de la crisis económica y no del gobierno. El chavismo proyectará su propia responsabilidad sobre estas personas. Ha sucedido muy a menudo con desarrolladores inmobiliarios, banqueros y trabajadores de oficinas de cambio, ha sucedido con médicos, farmacéuticos, incluso ha sucedido con panaderos cuando el gobierno dijo que no había pan porque había una «guerra del pan» (acusaron a los panaderos de esconder la harina). Entonces arrestaron a muchos panaderos para justificar su propia narrativa y decir que eran los villanos. El gobierno evitó en ese momento asumir la responsabilidad de esta crisis económica. Estas son las tres categorías”.

Alberto de Filippis:
“Hay una pregunta que tengo que hacerle. Todos los prisioneros quieren ser libres. ¿Qué tan dañino puede ser para el Foro Penal la evasión de Antonio Ledezma a España?

Gonzalo Himiob:
“En términos generales, si eres un preso político y estás bajo custodia, y evades a la Justicia sin el uso de la violencia contra personas o propiedades, esto no es un delito en Venezuela. De alguna manera está ‘aceptado’. Cada vez que esto pasa, sin embargo, sucede que estamos muy preocupados acerca de quién no escapó. Si piensas en prisioneros políticos como rehenes, puedes imaginar que si se escapa un rehén, el que pagará las consecuencias no es el que se escapa. Es el que no lo hizo. Y esto es lo que está sucediendo con Leopoldo López o Daniel Ceballo. Aumentan las medidas restrictivas contra ellos, ponen tobilleras electrónicas, pueden recibir menos visitas, por eso estamos preocupados cuando suceden cosas así. Y también es más complicado que nosotros, como abogados defensores, podamos convencer a los jueces de que alivien las medidas contra nuestros clientes encarcelados, por ejemplo, para otorgarles libertad condicional. ¿Por qué? Porque la justicia podría decir: ‘Dios, si te otorgo libertad condicional, podrías escapar, no es bueno para mí ‘. El gobierno quiere usar prisioneros como moneda de cambio en su lugar. Entonces las cosas empeoran para nosotros, pero debo decir que, si eres un prisionero y estás por encima de todo como un prisionero político, tienes derecho a intentar escapar, tienes derecho a recuperar tu libertad “.

Alberto de Filippis:
Gracias

Gonzalo Himiob:
Gracias

Gonzalo Himiob es abogado. Nos sugiere que hablemos con “Skarlyn Duarte”:http://runrun.es/opinion/289336/se-llama-skarlyn-duarte-por-gonzalo-himiob-santome.html , una joven que pasó casi tres años en la cárcel por algunos tweets contra el chavismo. Euronews se reúne con ella para comprender cuán arriesgado puede ser hablar en contra del poder.

Tenía solo 22 años cuando fue arrestada por algunos tweets contra el gobierno. Pasó casi tres años en una prisión, su padre murió mientras ella estaba en prisión y el juez no la dejó ir al funeral.

Se sentía completamente desprotegida, ante un proceso que fue denunciado decenas de veces. Le confiscaron su pasaporte y hasta el día de hoy ella está esperando una sentencia viviendo en un limbo en el que todavía se la considera un enemigo del Estado.

Ya en su casa, Skarlyn nos dio esta entrevista, a la espera de un juicio que parece no llegar, sin poder abandonar el país, ni siquiera acercarse a un aeropuerto, porque podrían volver a arrestarla.

Alberto de Filippis:
¿Qué pasó el día de tu liberación?

Skarlyn Duarte:
“Sentí que había nacido de nuevo. La libertad no tiene precio. Nadie entiende su valor hasta que no lo pierde. Lo que más lamenté no fue poder abrazar a mi padre. Luchó por mí y murió mientras yo estaba en prisión. Fue un momento muy conmovedor. Lo vi inalcanzable “.

Alberto de Filippis:
“¿Así que tu padre murió y no te dejaron ir a su funeral?”

Skarlyn Duarte:
“Sí. Estuve en la cárcel y mi papá murió. No podía verlo, no podía despedirme de él”

Alberto de Filippis:
“¿Podrías decirme qué te pasó?”

Skarlyn Duarte:
“En 2014 escribí algunos tweets sobre algunas personalidades políticas y ellos (el gobierno) no lo apreciaron. Algún tiempo después, más o menos seis meses después, unos 10 oficiales del SEBIN (servicio secreto venezolano) llegaron a mi casa para hacer una inspección. Tenían una orden judicial y registraron mi casa. No me dijeron por qué. No sabía por qué, porque esos tweets eran viejos. Buscaron computadoras, computadoras portátiles y estas cosas, y me dijeron que tenía ir con ellos porque querían interrogarme. Salí con ellos a las 3,30 p.m., cuando llegamos comenzaron a interrogarme, pero no sabía por qué porque no me habían dicho nada. Después de que yo entendí el motivo por el qué estaba allí, entonces comenzaron a hacerme algunas preguntas, pero negué todas las acusaciones. Se hizo de noche, me dijeron que mis padres me estaban esperando afuera. Me hicieron muchas preguntas, no recuerdo exactamente qué. todo. Entonces me dejaron ir, pero me dijeron que tendrían que seguir con la investigación. Entonces fui a casa. Un mes después me llamaron a casa y me dijeron que fuera a la estación de policía para obtener algunos equipos que habían confiscado durante el registro. Pensé, está bien, me devolverán mis cosas, así que fui. Empezaron a hacerme otras preguntas sobre los tweets. Entonces les pregunté por qué estaba allí, si estaba allí para recuperar mi equipo o lo que estaba sucediendo. Pude ver que no tenían ninguna intención de devolverme mi equipo. Entonces entendí que era una trampa y que querían arrestarme”.

Alberto de Filippis:
“¿De qué la acusaron?”

Skarlyn Duarte:
“Fui acusada de espionaje digital, de sabotaje y también instigación al odio y de injurias hacia los funcionarios públicos. Así que esos fueron los delitos de los que fui acusada”.

Alberto de Filippis:
“¿Cuál fue la sentencia tras todo esto?”

Skarlyn Duarte:
“Pospusieron mi proceso 27 veces. Nunca hubo una audiencia preliminar”.

Alberto de Filippis:
“Pero, ¿la condenaron?”

Skarlyn Duarte:
“No. Hasta el día de hoy sigo yendo a la corte y siguen programando audiencias para yo asista mientras estoy libre”.

Alberto de Filippis:
¿Podría mostrar algunas fotos de la campaña pública organizada por sus amigos mientras de la prisión?

Skarlyn Duarte:
“Por supuesto, estas son algunas de las imágenes de las campañas organizadas mientras estaba en la cárcel. Estas imágenes ayudaron a dar a conocer mi caso al mundo”.

Alberto de Filippis:
“Usted es una ciudadana normal. ¿Qué piensa del diálogo entre la oposición y el gobierno?”

Skarlyn Duarte:
“En mi opinión, este diálogo es inútil porque el gobierno quiere imponerse. Creo que no llegarán a ningún acuerdo. El gobierno quiere imponer sus puntos de vista. Las cosas no cambiarán. No tiene sentido desperdiciar palabras en algo que no dará ningún resultado”.

Alberto de Filippis:
Gracias

Skarlyn Duarte:
Gracias.

Venezuela está completamente polarizada, casi dividida en dos países, entre un gobierno minoritario apoyado por cerca de un 20% de la población y otra parte, cada vez más numerosa, que pide un cambio. Pero Venezuela también tiene un país rico en materias primas, por lo que atrae muchos intereses extranjeros. Y es sobre todo un país que corre el riesgo de desestabilizar toda la región.

La diáspora venezolana, muy presente en España, es una de las más grandes del mundo en proporción a la población.

Respecto al diálogo entre el gobierno y la oposición, se pospuso durante meses. Pero la hambruna y la escasez han transformado todo el país en una bomba de relojería.

Una explosión podría causar un efecto dominó. Nadie se imagina a qué podría llevar todo esto.