Última hora

Última hora

Muere Gabriela Morreale, inventora de la prueba del talón

Leyendo ahora:

Muere Gabriela Morreale, inventora de la prueba del talón

A foot of the new born Rohingya baby is pictured at a medical center in Kut
© Copyright :
REUTERS/Zohra Bensemra
Tamaño de texto Aa Aa

La científica italoespañola Gabriela Morreale falleció el pasado 4 de diciembre en Madrid a los 87 años. A pesar de que su nombre no era muy conocido, era una de las investigadoras más importantes a nivel mundial y fue precursora de la endocrinología moderna. 

Su invención más notoria fue la prueba del talón que es una punción que se lleva a cabo a los recién nacidos para la detección precoz de enfermedades metabólicas congénitas, que si no son tratadas a tiempo pueden derivar el retrasos neurológicos durante la infancia y problemas cardiovasculares en la edad adulta. 

Unicef ha reconocido la importancia de la prueba del talón y recomienda aplicarla en todo el mundo.

Apodada la "Marie Curie española", dedicó su vida a investigar los efectos negativos en la salud debidos a la falta de yodo y cómo las hormonas tiroideas pueden afectar en el desarrollo del cerebro fetal e infantil.

Morreale comenzó sus investigaciones centrándose en el bocio y trabajó en zonas donde esta enfermedad que afecta a la glándula tiroides era endémica. De este modo, consiguió relacionar la elevada frecuencia de esta patología en las Alpujarras (Granada) con el déficit de yodo. 

Sus estudios llevaron a la OMS a considerar el consumo de yodo durante el embarazo y primera infancia como un derecho.

Morreale estudió Ciencias Químicas en la Universidad de Granada y se doctoró en la Universidad de Leiden en Países Bajos. Fue profesora de Investigación del CSIC, desarrollando la mayor parte de su actividad en el Instituto de Investigaciones Biomédicas “Alberto Sols” de Madrid, como química experta en bioquímica de la endocrinología y la nutrición.

Su trabajo ha recibido el Premio Nacional de Investigación en Medicina (1977), el Premio Reina Sofía de Prevención de la subnormalidad (1983) y Premio Rey Jaime I de Medicina Clínica (1998), entre otros muchos galardones.