Última hora

Última hora

Rusia perdió el satélite Meteor M2 por un error de cálculo informático

Leyendo ahora:

Rusia perdió el satélite Meteor M2 por un error de cálculo informático

Rusia perdió el satélite Meteor M2 por un error de cálculo informático
Tamaño de texto Aa Aa

Rusia reconoce que la pérdida del satélite lanzado el mes pasado desde el nuevo cosmódromo de Vostochni se debió a un error de cálculo. 

La agencia espacial rusa Roskosmos ha reconocido que se produjo un fallo en el programa informático que da la orden a la cápsula "Fregat", que transporta los satélites, de separarse del cohete. 

Según la página especializada russianspaceweb.com el sistema informático estaba configurado como si el lanzamiento se hubiera producido desde la base de Baikonur, en vez de tomar en cuenta la situación geográfica de Vostochni, a unos mil kilómetros de distancia, también en Kazajistán.

Así, cuando la carga debía ponerse en órbita, la cápsula estaba "desorientada", y en el momento de encenderse los reactores estaba mirando hacia la tierra lo que provocó su regreso a la atmósfera y que el aparato se estrellara en el Atlántico.

El 28 de noviembre, Rusia perdió contacto con el satélite meteorológico Meteor 2 pocas horas después de ser lanzado por un cohete Soyuz desde Vostochny.

"El algoritmo del sistema de navegación tenía una orientación incorrecta para el despegue de la etapa superior (satélite) después de separarse del cohete", dijo el vicepresidente de Roskosmos Alexander Ivanov a la agencia de noticias rusa Interfax. 

Como resultado, la etapa superior del satélite giró en la dirección incorrecta, lo que llevó a su pérdida, dijo, describiendo una "situación inusual".

"Desafortunadamente, nos enfrentamos a un problema que no está relacionado con la calidad, el rigor en la industria (espacial, ed) sino la particularidad del software utilizado", que ya cuenta con veinte años de servicio, dijo Ivanov.

El siguiente lanzamiento de un cohete, programado para el 22 de diciembre, ha sido pospuesto, añadió.

La pérdida del satélite meteorológico, que transportaba 18 cargas útiles de instituciones y empresas de Canadá, Estados Unidos, Japón, Alemania, Suecia y Noruega, supone un nuevo fracaso para la industria espacial rusa, que ha experimentado varios reveses en los últimos años.

El primer ministro Dimitri Medvedev ha pedido que se castigue a los responsables y se investigue a fondo lo sucedido.