Última hora

Última hora

Georgia se despide a lo grande de Rusia

Leyendo ahora:

Georgia se despide a lo grande de Rusia

Tamaño de texto Aa Aa

La jornada de clausura del Masters de San Petersburgo fue gloriosa para Georgia. Su mejor representante fue Guram Tushishvili. El campeón de Europa sorprendió al número 1 mundial, el brasileño David Moura, con un espectacular ippon. Los aficionados georgianos disfrutaron de lo lindo con la actuación de un yudoca que en ausencia de Teddy Riner demostró ser el mejor.

“Claro que tres medallas de oro es un muy buen resultado para nosotros. Me gustaría agradecer el apoyo a todos nuestros seguidores y amigos. ¿Qué puedes decir? Hemos llegado bien al final del año. No ganamos en el Campeonato Mundial, pero ahora hemos obtenido resultados buenos. Tres oros es un balance realmente fantástico”.

También sonó el himno brasileño

Brasil tampoco se fue de vacío de Rusia. María Portela fue la ganadora en la categoría de -70 kg. La yudoca brasileña sorprendió a la croata Barbara Matic, primero con un waza ari y luego con un ippon desde el suelo. La alegría de Portela fue máxima, tal y como pudo comprobar el actor Adrien Brody.

La coreana Kim Minjeong se impuso en la categoría de más de 78 kilos, al derrotar a la campeona olímpica en 2012, la cubana Idalys Ortiz. Y la neerlandesa Marhinde Verkerk también consiguió el oro, que en su caso entregó el vicepresidente de la Federación Internacional de Teqball, Viktor Huszár.

Segundo oro para Rusia

La presión en la modalidad de menos de 81 kilos era para el actual Campeón Olímpico Khasan Khalmurzaev. Y el ruso cumplió. Ante su gente y ante su compatriota Aslan Lappinagov, su oponente en la final. Un waza ari de kochi gari le dio la medalla de oro a Khalmurzaev.

El resto de finales se decantaron del lado de la delegación georgiana. Con menos de 90 kilogramos, Beka Gviniashvili obtuvo once meses después su primer oro en la Gira Mundial, al derrotar en el último combate al excampeón mundial de Corea Gwak Donghan.

Y Varlam Liparteliani, medallista mundial de plata en los menos de 100 kilos, redondeó con otro oro un fantástico evento para su país. Un waza ari en la final contra el número 1 Michael Korrel fue suficiente para colocar a Georgia en el segundo lugar del medallero, sólo por detrás de Japón.

El movimiento del día lo protagonizó el húngaro Miklos Cirjenics, con un ippon en su lucha por el bronce con el portugués Jorge Fonseca.