Última hora

Última hora

Nuevos espacios arquitectónicos con plantas y robots, que comunican entre sí.

Leyendo ahora:

Nuevos espacios arquitectónicos con plantas y robots, que comunican entre sí.

Nuevos espacios arquitectónicos con plantas y robots, que comunican entre sí.
Tamaño de texto Aa Aa

Una estructura construída con robots y plantas. Se ayudan mutuamente a crecer. ¿Podría esta simbiosis híbrida servir para construir casas? Los investigadores así lo creen. Están estudiando cómo hacerlo y qué formas y materiales podrían combinar estos espacios de vida a la vez robóticos y orgánicos.

Un grupo de científicos que participan en un proyecto europeo de investigación, sobre flora robótica estudia en Lübeck, Alemania, como construir estructuras arquitectónicas con robots y plantas. Los mecanismos que intervienen esta esta simbiosis híbrida, son complejos y su estudio, incipiente.

Mostafa Wahby, especialista en computación explica que “a las plantas les atrae la luz azul. Cada uno de estos pequeños robots tiene 6 leds. Al producir luz azul atraen a las plantas y pueden influir en su crecimiento en distintas direcciones. El robot también puede detectar si las plantas se acercan al objetivo marcado. Pueden comunicar entre si para que otro robot comience a emitir luz azul y atraiga a las plantas en otra dirección.”

Cada uno de estos pequeños robots tiene 6 leds. Al producir luz azul atraen a las plantas y pueden influir en su crecimiento en distintas direcciones

Mostafa Wahby especialista en computación

Pero no es ésta la única novedad. Heiko Hamann, especialista en computación y coordinador el proyecto comenta que “por otro lado, el robot es capaz de extraer datos adicionales de las plantas. O por ejemplo si una planta envejece el robot puede subierse a ella si su estructura es leñosa, y puede observar todo desde allí”.

Los investigadores quieren dar con las condiciones adecuadas para que los robots y las plantas se autorganicen y crezcan en estructuras en las que las personas puedan vivir. Un tema clave es cómo enseñar a los robots a crecer por si mismos en estas estructuras. Mohammad Divband Soorati, especialista en computerización explica que sus referentes son “las plantas naturales. Crecen hacia donde está la luz. Queremos saber si podemos lograr ese mismo comportamiento con los robots. Queremos que se junten y que se coordinen de forma autónoma entre ellos y construyan, juntos, estructuras dirigidas hacia la luz”.

El proyecto se completa con otros estudios realizados desde la capital danesa, Copenhague, donde los arquitectos estan buscándo cómo convertir en espacios de vida esas estructuras híbridas, creadas con plantas y robots. Y ya están surgiendo algunas ideas.

Phil Ayres, arquitecto del CITA explica que por su parte, están trabajando “en un sistema de trenzado. Es un método de construcción que puede contribuir a la continuidad de la construcción. Podemos trenzar o destranzar. Nos conectamos muy facilmente. Y por ejemplo podemos pasar: de una serie de columnas a definir un techo”

Los arquitectos están calculando si este tipo de estructuras pueden fabricarse de manera rentable. Estudian cómo pueden automatizar distrintos patrones con diferentes materiales. Stig Anton Nielsen Nos muestra un lazo de “fibra de vidrido. Son 32 filamentos de fibra de vidrio. Les puedo ilustar las propiedades dinámicas que tiene la estructura. La forma puede cambiar bastante.Y puede pasar de una forma plana a otra completamente plegable.”

Los científicos dicen que los jardines de las ciudades y otros espacios de vida basados en este tipo de estructuras híbridas con plantas y robots, podrían hacerse realidad en 20 o 30 años.

Más de futuris