Última hora

Última hora

Angustia entre los familiares y prudencia entre las autoridades tras el accidente de Milán

Tras el descarrilamiento, la hipótesis que cobraba mayor fiabilidad para explicar el suceso era que se hubiera producido por un problema en el cambio de vía

Leyendo ahora:

Angustia entre los familiares y prudencia entre las autoridades tras el accidente de Milán

Tamaño de texto Aa Aa

Incertidumbre, inquietud, angustia... son las palabras que resumen el sentir de los ciudadanos tras el descarrilamiento de un tren en Milán. Tras el accidente, la hipótesis que cobraba mayor fiabilidad para explicar el suceso era que se hubiera producido por un problema en el cambio de vía. Las autoridades abogaban por la prudencia a la hora de ofrecer cualquier tipo de información con respecto al percance.

"Todavía tenemos que averiguar lo que ha sucedido pero hay una cosa que está clara. No se trata de una colisión entre trenes sino que un convoy, por sí solo, se salío de las vías. El tren descarriló y provocó la situación a la que hemos asistido. Un convoy puede descarrilar únicamente por un par de razones. O lo hace por el desplome estructural de la vía o por el desplome de su propia estructura. Esto es lo primero que debe aclararse ", declaraba Raffaele Cattaneo, presidente del Consejo Regional de Lombardía.

El tren tenía como destino final la estación milanesa de Porta Garibaldi. Muchos de los familiares de los pasajeros que viajaban a bordo, buscaban, angustiados, noticias de sus seres queridos.

"Nuestra hija nos llamó. Pedía ayuda porque el tren descarrilaba. No me comentó si iba muy rápido o no. Estaba muy asustada y no dijo nada más. No responde cuando la llamo por teléfono", afirmaba la madre de una de las pasajeras.

El accidente de ferrocarril es el más grave registrado en Italia desde la colisión frontal de dos trenes en julio de 2016, en la provincia de Bari, que dejó 23 muertos.