Última hora

Última hora

Cobayas humanas al servicio del lobby del diésel en Alemania

Un nuevo escándalo sacude a la poderosa industria automovilística alemana: científicos que trabajaban para el lobby del diésel utilizaron cobayas humanas para estudiar cómo les afectaban las emisiones de la combustión del gasóleo.

Leyendo ahora:

Cobayas humanas al servicio del lobby del diésel en Alemania

Tamaño de texto Aa Aa

Alemania descubre con horror un nuevo escándalo ligado a su poderosa industria automovilística: Científicos alemanes utilizaron cobayas humanas para ver cómo les afectaban los gases tóxicos producidos por la combustión en los motores diésel.

Las pruebas las solicitó un grupo de presión ya desaparecido llamada Grupo Europeo de Investigación sobre Medio Ambiente y Salud en el Sector del Transporte, y que estaba financiado por las compañías Volkswagen, Daymler y BMV. Durante los ensayos, que se realizaron entre los años 2012 y 2015, se obligó a inhalar dióxido de nitrógeno durante varias horas a un grupo de 25 personas sanas que luego fueron examinadas en un hospital universitario de Aquisgrán. El objetivo era saber si la tecnología moderna rebajaba la toxicidad de las emisiones de diésel.

Tras hacerse público lo ocurrido, las tres compañías involucradas han rechazado este tipo de prácticas y las han condenado enérgicamente. El escándalo se suma a otros que pesan como una losa sobre la reputación del sector, como el del fraude en las emisiones contaminantes de los vehículos diésel de Volkswagen. Este grupo automovilístico se declaró culpable ante la Justicia estadounidense y accedió a pagar más de 26.000 millones de dólares en multas por haber trucado las pruebas de emisiones de los motores diésel con un software instalado en los vehículos. Hace unos días se supo que esos mismos coches trucados sirvieron para realizar unas pruebas de toxicidad con monos en un laboratorio estadounidense hace cuatro años.