Última hora

Última hora

Ámsterdam prohíbe a las visitas guiadas mirar los escaparates del Barrio Rojo

Leyendo ahora:

Ámsterdam prohíbe a las visitas guiadas mirar los escaparates del Barrio Rojo

© Copyright :
REUTERS/Yves Herman
Tamaño de texto Aa Aa

Los guías que lleven grupos al Barrio Rojo de Ámsterdam tendrán que asegurarse de que los turistas den la espalda a los escaparates y no fotografíen a las prostitutas. Esta medida, que entrará en vigor en abril, es la última de una serie de esfuerzos llevados a cabo por la ciudad para reducir la concentración de turistas en el casco histórico.

Pero no es la única. La nueva reglamentación también prohíbe a los tours que incluyan el consumo de drogas y alcohol. Las visitas guiadas deberá terminar como tarde a las 11 de la noche. Tampoco, podrán dejar de que los turistas se paren en los puentes o las entradas de las tiendas en horario de apertura. Además, antes de que comience la visita, el guía debe indicar a los participantes que muestren respeto por los residentes, empresarios y trabajadoras sexuales de la zona.

Los guías independientes y las compañías que no acaten estas reglas o no tengan la licencia especial requerida para pasear por el barrio se enfrentarán a duras multas, asegura el Ayuntamiento. Estas normas se aplicarán tanto a los grupos a pie, como a los de bicicleta o segway, en los que participen más de cinco personas. Se prohibirán las visitas de más de 20 personas.

En realidad, se trata de una normativa que refuerza un compromiso que los guías firmaron voluntariamente en 2017 para mejorar la convivencia entre turistas y vecinos del famoso distrito de la capital de Holanda.

"De Wallen (nombre oficial del Barrio Rojo) es una parte agradable y acogedora de la ciudad, pero también está ocupada", justifica el Ayuntamiento la nuevas normas. En los momentos de mayor afluencia, como entre las 11 y las 12 de la mañana, hasta 27 grupos pasan la plaza de Oudekerksplein en una hora, señala.

Además, el número de visitas guiadas ha aumentado considerablemente en los últimos años.

En De Wallen, residen más de 3 mil locales, quiénes conviven con cerca de 400 ventanas de prostitución y los más de 200 mil turistas que estas atraen anualmente.

Vista del Barrio Rojo.
REUTERS/Koen van Weel (NETHERLANDS)