Última hora

Última hora

Un Tesla y un 'astronauta' Starman surcan el espacio, la última hazaña de Elon Musk

Leyendo ahora:

Un Tesla y un 'astronauta' Starman surcan el espacio, la última hazaña de Elon Musk

Un Tesla y un 'astronauta' Starman surcan el espacio, la última hazaña de Elon Musk
© Copyright :
SpaceX
Tamaño de texto Aa Aa

Un maniquí Starman, en honor a la legendaria canción de David Bowie, al volante de un deportivo Tesla Roadster color cereza flota en el espacio. La imagen es tan absurda, que cuesta creer que pueda ser realidad. Pero lo es. Se trata de la última hazaña espacial del empresario estadounidense Elon Musk.

De fondo, el planeta Tierra, en primer plano, el muñeco dummy y, en el salpicadero del coche, el mensaje "Don't Panic" ("No entres en pánico") ¿Cómo han llegado hasta allí? Incluso, el propio Musk se ha sorprendido del éxito de su surrealista idea, según ha compartido en Twitter:

"Vista del SpaceX Launch Control. Aparentemente, hay un coche en órbita alrededor de la Tierra".

Su plan es que el Tesla Roadster, valorado en 100.000 dólares, navegue a través de los cinturones de radiación de alta energía que conducen a la Tierra hacia el espacio profundo, con la música de David Bowie sonando en los altavoces.

Allí espera que si algún extraterrestre lo encuentra, reciba un mensaje que ha escondido en los circuitos del vehículo: “Hecho en la Tierra por humanos”.

Printed on the circuit board of a car in deep space

Una publicación compartida por Elon Musk (@elonmusk) el

El deportivo rojo y su "astronauta" viajaban en el interior del gigantesco Falcon Heavy, el cohete más potente del mundo, que ha realizado con éxito su primera misión consistente en despegar desde Cabo Cañaveral (Florida), enviar el coche rumbo a Marte, y lograr que dos de los tres cohetes aceleradores que lo componen volvieran a aterrizar en la Tierra ocho minutos después.

El Roadster, aún estando conectado a la etapa superior del cohete, ha pasado horas bajo los rayos radioactivos en los cinturones de Van Allen. 

Después de eso, los impulsores de la etapa superior dispararon por última vez, empujando al Tesla hacia su órbita elíptica alrededor de Marte. Sin embargo, el vehículo excedió esta órbita y se quedará flotando hacia el cinturón de asteroides.

No obstante, el Tesla nunca hubiera llegado a tocar tierra marciana, puesto que no está equipado con un módulo de aterrizaje por lo que nunca podría aterrizar en un planeta. 

De todas formas, Musk ha cumplido su objetivo: lanzar con éxito al espacio su cohete pesado que permitirá enviar cargas a la Luna y Marte y desafiar el mercado de la tecnología espacial. Sin olvidar, la estratosférica campaña de publicidad que se ha llevado de forma adicional su compañía de coches eléctricos.

SpaceX

Aquí es posible seguir su trayectoria en directo.