Última hora

Última hora

Astrobiología: Río Tinto es Marte, en la Tierra

Leyendo ahora:

Astrobiología: Río Tinto es Marte, en la Tierra

Tamaño de texto Aa Aa

La comarca de Río Tinto en el sur de españa presenta un entorno ácido y duro como el de Marte. Los científicos la estudian porque si hay vida aquí, quizás también exista en el planeta rojo o en otros cuerpos celestes de nuestro sistema solar.

Los científicos del Centro de Astrobiología de Madrid buscan señales de vida en otras lunas y planetas de nuestro sistema solar. Y lo hacen tomando muestras en lugares extraordinarios.

Estamos en la comarca de Río Tinto en el sur de España, un entorno ácido y duro que apasiona a los científicos. ¿Por qué? Ricardo Amils es astrobiólogo y lo explica así: "Esto es como Marte, porque el tipo de minerales que encontramos aquí existen también allí. Desde un punto de vista geoquímico y desde un punto de vista mineralógico, esto es Marte en la Tierra".

De hecho, llevan estudianto desde hace 30 años las formas de vida de este 'Marte en la Tierra' porque, "el agua es muy ácida. El Ph es de alrededor del 2,3. Y el contenido de oxígeno disminuye a medida que bajamos. El fondo del sedimento es completamente anóxico", dice Amils.

El gran descubrimiento en Rio Tinto es que el óxido de hierro y el ácido sulfúrico del agua, que dan este efecto rojizo al agua del río, son producidos por formas de vida subterráneas en los poros de la roca. Son croncretamente, organismos unicelulares que se alimentan de hierro. Cristina Escudero Parada, estudiante de la Universidad Autónoma de Madrid comenta que estos orgnaismos "están en una completa oscuridad. La vida que hay ahí abajo no depende para nada de la luz en un principio. Y además generalmente, se describe como un ambiente oligotrófico, es decir, no hay mucha comida para que puedan sobrevivir. Sin embargo, los estudios que se han hecho a lo largo de los pocos años en los que se ha estudiado el subsuelo, revelan que hay mucha vida ahí abajo".

Las muestras extraídas en Río Tinto se analizan en el Centro de Astrobiología de Madrid. Las usan como un punto de referencia para estudiar cómo podría ser la vida en otros planetas y para desarrollar instrumentos que puedan detectarla. Víctor Parro, del Centro de astrobiología explica que quieren "entender la microbiología en el subsuelo. Queremos entender qué microoroganismos hay ahí, y qué restos han dejado. Y sobre todo, queremos probar la instrumentación que hemos desarrollado para buscar vida en Marte. Si nuestra instrumentación funciona en estas condiciones en las que la concentración de vida también es muy baja, creemos que puede funcionar también en el planeta rojo".

Marte no es el único que capta su atención, Europa, la luna de Júpiter también atrae a los astrobiólogos. Dentro de diez años la nave espacial JUICE de la Agencia espacial Europea, explorará la luna Europa. Una misión muy esperada en la base de astronomía de la Agencia cerca de Madrid. Mark Kidger, científico de la Agencia Espacial Europea comenta que "el objetivo general de JUICE es hacer una exploración, luna por luna de Júpiter, comenzando con la luna más exterior, Calisto, luego Ganímedes, luego Europa), las tres lunas que están hechas principalmente de hielo y pueden tener océanos bajo su superficie. Y la idea es solo entender esas lunas. Hay pistas interesantes que apuntan a que pueden ser lugares mucho más interesantes para la vida, de lo que nadie hubiera imaginado hace unos años."

Incluso la luna de Saturno, Titán, se ha convertido en un objetivo para los astrobiólogos, desde que la sonda Huygens de la ESA encontrara metano y etano líquido en su superficie, en 2005.

Mark Kidger, científico asociado a este proyecto insiste en que "en la atmósfera de Titán hay enormes cantidades de metano. ¿De dónde proceden? Una de las teorías más disparatadas apunta a la posible existencia de grandes cantidades de bacterias debajo de la superficie. Según esta teoría, ellas producirían ese metano."

Actualmente hay muchas hipótesis sobre la existencia de vida en océanos densos y salados, bajo la superficie helada de lunas como Europa. Los investigadores intentan recrear esas condiciones y su composición química, en laboratorio. Víctor Parro explica que lo que ellos hacen "es introducir una muestra con la química que queremos estudiar. La confinamos en la cámara y la sometemos a altísimas presiones, como puede ser por ejemplo 500 atmósferas en este caso, o incluso hasta 10.000 atmósferas que es lo que nos permitiría simular las condiciones del océano de Europa o Ganímedes, por ejemplo".

Muy pocas personas creen que haya vida inteligente fuera de nuestro sistema solar. Las posibilidades de que haya insectos o plantas lejos de la Tierra son muy bajas. En cambio, es probable que haya formas de vida similares a los organismos microscópicos de las rocas de Río Tinto. Cristina Escudero Parada, puntualiza: "No es como la vida que cultivamos en un laboratorio, por ejemplo, donde los microorganismos crecen en un par de horas. En el subsuelo se habla de tiempos geológicos de duplicación, es otra forma de vida completamente diferente. Pero, aún así están vivos, y están bien ".

Los descubrimientos en Río Tinto han impulsado el campo de la astrobiología. Hace apenas una década la hipótesis de encontrar vida en nuestro sistema solar se recibía con escepticismo, ahora ya no es el caso. Amils concluye diciendo que "la Tierra y Marte, son planetas gemelos. Tienen el mismo origen, y están a una distancia distina del Sol, pero no tanto; y su geología es muy similar. Entonces, si hay vida en la Tierra, ¿por qué no la habría en Marte?"

Las respuestas a esa cuestión podrían llegar muy pronto. En 2020, la misión conjunta ESA-Roscosmos ExoMars se dirigirá a Marte, será la primera vez que se perfore su suelo para buscar vida subterránea.

Más de space