Última hora

Última hora

El genio popular que cambió nuestra visión del universo

Leyendo ahora:

El genio popular que cambió nuestra visión del universo

© Copyright :
REUTERS/Lucas Jackson
Tamaño de texto Aa Aa

"Fue asombroso. Podría haber seguido sin parar", dijo Hawking en 2007 tras probar durante unos segundos la ingravidez durante un vuelo sobre el océano Atlántico en un Boeing 727-200. Una experiencia que el astrofísico británico no se habría perdido por nada del mundo. Aunque efímera, la ausencia de gravedad fue una liberación para él, que sufría una parálisis casi total desde su juventud.

Stephen Hawking, un genio que ha sido comparado con Albert Einstein e Isaac Newton, fue también el astrofísico más popular del mundo. Su libro "Una breve historia del tiempo. Del big-bang a los agujeros negros", publicado en 1988, fue todo un best-seller del que se vendieron más de 25 millones de ejemplares.

Modesto, aseguraba que él solo era un científico más de los que habían contribuido a dar forma a nuestra visión moderna del Universo.

"Probablemente la más significativa y conocida de mis aportaciones fue mi descubrimiento de que los agujeros negros no son completamente negros, sino que brillan como cuerpos calientes -afirmó-. Todo el mundo admite actualmente que los agujeros negros emiten radiaciones".

REUTERS/Andrew Winning
Hawking en 2014 en el estreno en Londres de la película basada en su vida REUTERS/Andrew Winning

Hawking heredó en 1979 la cátedra que ocupó Isaac Newton en el siglo XVII, cuando se convirtió en profesor lucasiano de matemáticas aplicadas y física teórica en Cambridge.

Enfermo de un mal neurodegenerativo progresivo diagnosticado a los 21 años, Hawking no confiaba en que podría desarrollar sus estudios, pero su enfermedad progresó lentamente y tuvo que adaptarse. En 1985 perdió la voz tras someterse a una traqueotomía, pero siguió comunicándose gracias a un sintetizador vocal conectado a un ordenador.

Autor prolífico de ensayos científicos pero también de divulgación, recompensado con numerosos premios, Hawking también era conocido por su sentido del humor, como dejó patente en esta conferencia en Oviedo en 2005. "Vivimos en una región en la que la vida humana es posible, pero creo que podríamos haber elegido un lugar mejor", afirmó.

Para el hombre que dedicó su vida a reconciliar la física cuántica y la teoría de la relatividad , siempre en busca de una teoría del Todo, la presencia de los humanos era el principal misterio del Universo. No perdía ocasión de recordar que sólo la ciencia puede salvar a la humanidad.

"Creo que la raza humana no tiene futuro si no va al espacio -decía-. Por esa razón creo que los programas espaciales y las compañías espaciales comerciales que están apareciendo son fundamentales para ayudar a propagar la especie humana más allá de su lugar de nacimiento".

Su vida en imágenes

Professor Stephen Hawking: Life in pictures