Última hora

Última hora

La revuelta de los jubilados indignados

Leyendo ahora:

La revuelta de los jubilados indignados

© Copyright :
Javi Julio
Tamaño de texto Aa Aa

“Estoy flipando. De verdad que alucino. No pensaba que fuera a venir tanta gente. Y encima con este tiempo”, exclama Itziar, mientras señala al cielo, cubierto de nubes oscuras.

Itziar ha acompañado a su madre, de 70 años, pensionista, y va cargada de su hijo de pocos meses. “He venido a protestar porque me toca de cerca. Mis “aitas” (padres en vasco) son pensionistas, los dos. Y también por mí y por el futuro”, dice sonriendo mientras señala a su hijo, que sostiene dormido dentro de una mochila junto a su pecho.

La manifestación, tras las movilizaciones de las últimas semanas en la capital vizcaína, vaticinaba con ser numerosa. Miles de personas aguardaban frente al ayuntamiento casi una hora antes del inicio de la manifestación. Incluso el metro no llegaba a las estaciones del casco viejo, cerca del punto de inicio, porque se encontraban colapsadas, según se anunciaba por megafonía.

REUTERS/Vincent West

“Llevamos semanas protestando por lo mismo”, reclama Fermín, malagueño de origen pero que lleva viviendo desde los años 70 en Bilbao. “Es indignante que después de toda una vida trabajando, ahora nos quieran quitar las cuatro migajas que nos dan”, añade enfadado. “Y para las mujeres es peor. Cuando sus maridos mueren, si ellas no han cotizado porque han trabajado en negro, apenas les queda una pensión para sobrevivir. Es injusto”.

Con gritos como “Esta batalla la vamos a ganar” o ”Pentsionistak aurrera!” (pensionistas adelante, en vasco) decenas de miles de personas, más de 100.000 según cifras de la policía municipal y del propio ayuntamiento, daban inicio, entre una fuerte lluvia, a una de las manifestaciones mas numerosas que ha vivido la capital vizcaina. Durante la marcha, también se han escuchado gritos contra el gobierno de Mariano Rajoy y se han visto pancartas aludiendo a la corrupción de las instituciones.

Pili y Rosi han venido juntas, desde Sopuerta, un barrio de las Encartaciones, lejos de Bilbao: “No nos llega para nada el aumento del 0,25%. La luz, el gas, la compra... todo sube menos la pensión. Me encanta que salga la gente joven a protestar. Esto es un asunto de todos, de jóvenes y mayores. La gente joven se tiene que involucrar”, habla mientras señala a un grupo de jóvenes que se manifiestan junto a ellas. Me emociona ver gente joven junto a nosotras, las mayores”.

La gota que ha colmado el vaso

Tras semanas de movilizaciones, los jubilados y pensionistas, apoyados esta vez por personas de todas las edades, han vuelto hoy a las calles en las principales ciudades de toda España, convocando más de 150 de manifestaciones, para reclamar al gobierno seguridad sobre el futuro de las pensiones y un aumento proporcional de las mismas.

Las primeras movilizaciones comenzaron hace unas semanas, después de unas declaraciones de Mariano Rajoy, presidente del gobierno de España, en las que pedía a jubilados y futuros pensionistas que comenzaran a invertir su dinero en fondos de pensiones privados, poniendo en duda de esta manera, el futuro y la sostenibilidad del sistema público de pensiones.

Si a comienzos de año las movilizaciones en la capital vizcaína apenas superaban los centenares de congregados frente al ayuntamiento, tras estos mensajes de inseguridad por parte del gobierno, han hecho que la asistencia a las concentraciones se haya multiplicado hasta las cerca de 40.000 personas que colapsaron el centro de Bilbao el pasado 22 marzo.

“Es una vergüenza lo que nos están haciendo los políticos. Tenemos a los ladrones en el gobierno. Han rescatado autopistas, bancos, han robado todo lo que han querido y ahora dicen que no hay dinero para las pensiones.”, afirma enojado Manuel, de 52 años. Ésta es la primera vez que ha acudido a una manifestación de apoyo a los pensionistas, pero asegura que acudirá a mas convocatorias. “Somos el pueblo, y vamos sin banderas y sin signos políticos”. Excepto algunas “ikurriñas” (banderas vascas) y alguna bandera aislada de la 2º república española, apenas se han dejado ver signos políticos durante el recorrido de la manifestación.

Aunque la lectura final del manifiesto ha acabado hace ya un rato, no deja de venir gente hacia la plaza del Sagrado Corazón. Lorena, estudiante bilbaina es una de ellas: “Creo que esto no es una lucha exclusiva de la gente mayor, creo el tema de las pensiones nos incumbe a todos. Ya había venido un lunes a protestar, y creo que si hay alguna manera de que esto cambie, tiene que ser así, movilizándonos.”