Última hora

Última hora

Cómo se explica el auge del populismo en Europa

Leyendo ahora:

Cómo se explica el auge del populismo en Europa

© Copyright :
REUTERS/Tony Gentile
Tamaño de texto Aa Aa

Las elecciones, celebradas en un contexto de declive económico y crisis migratoria en Italia, hicieron que los populistas obtuvieran el 50% de los votos.

Italia se encuentra a la vanguardia de una tendencia en auge en la UE que promueve dar la espalda a los partidos tradicionales, seguida de cerca por Grecia y República Checa.

Sólo cinco de los 27 países del bloque -los expertos han excluido a Malta- han visto desvanecerse el populismo en la última década. Entre ellos, Reino Unido, que ha visto cómo el referéndum de Brexit domaba su sentimiento"anti-élite".

Las principales oleadas se han producido en Europa meridional y central. Pero la tendencia también ha afectado a los principales Estados europeos como Alemania, Francia y España, así como a los países escandinavos, sobre todo Finlandia y Suecia.

Pero Hungría, que acudirá a las urnas el mes que viene, es la potencia populista de la UE con un 65% de votos a partidos que desafían el sistema.

A pesar de la oleada antisistema en toda la UE, los populistas sólo gobiernan solos en Polonia y Hungría. Italia pronto podría seguir el ejemplo. La mayoría de los que están en el poder están en coalición con otros partidos de ideas afines, como en Austria y Bulgaria.

¿Qué es el populismo?

Los populistas buscan apelar a la gente común que siente que sus preocupaciones han sido ignoradas por los partidos tradicionales. Sus formaciones a menudo están dominados por un líder carismático.

Hay dos grandes líneas, dice Ruth Wodak, experta en populismo de la Universidad de Lancaster.

Existe el populismo de derecha, que prevalece en el norte y centro de Europa y que ataca a las"élites" en cuestiones nacionalistas o muy conservadoras, y su primo de izquierda, más presente en el sur, que se centra en el capitalismo y la globalización cuando critica al llamado "establishment".

¿Cómo se decantó Europa por el populismo?

Wodak dijo que la ola populista en Europa comenzó con los ataques del 11 de septiembre: la posterior represión escudada en motivos seguridad legitimó el recorte de derechos humanos y ayudó a los partidos de extrema derecha a endurecerse en cuestiones como la ley y el orden.

Luego, añadió, la crisis financiera golpeó, alimentando el populismo en el sur de Europa en medio de temores sobre la pobreza y el desempleo.

En Grecia, por ejemplo, surgieron populistas de ambos extremos del espectro político: Syriza (izquierda) y Amanecer Dorado (derecha).

"Al mismo tiempo, hubo un aumento en Europa occidental y central: Austria, Suiza y los países escandinavos", dijo Wodak. "No porque se sintieran tan afectados por la crisis, sino por miedo a ser afectados. Así que para proteger a su país, para proteger sus beneficios, para proteger su bienestar no quieres inmigrantes y refugiados".

"Luego están los países del este, donde los movimientos de refugiados realmente desencadenaron enormemente el auge de los partidos populistas y extremistas de derecha, y eso es básicamente Hungría y Polonia, donde estos partidos tienen la mayoría en las coaliciones de gobierno".

"Básicamente, legitimaron sus diversas políticas que ahora desafían y ponen en peligro la democracia: la libertad de los medios de comunicación, la libertad de opinión y la libertad de los tribunales, al señalar al Islam y a los refugiados".

"Eso es interesante porque Polonia no tiene inmigrantes. Tiene algunos ucranianos, pero no se quejan de ellos".

¿Se convertirá el populismo en la nueva normalidad?

Mucho dependerá de cómo reaccionen los partidos principales ante la dilución de su poder, dijo Philippe Marliere, experto en política europea del University College London.

Dijo que el continente se encontraba en una crisis política tras el final de un largo ciclo político en el que los partidos conservadores y socialdemócratas han dominado desde la Segunda Guerra Mundial.

"Los partidos mayoritarios se han vuelto tan impopulares porque sus políticas están siendo rechazadas por el pueblo y eso ha creado un vacío en el que esos partidos populistas pueden intervenir", dijo a Euronews.

"O se adaptan y cambian o desaparecerán", añadió. "Es un reto muy serio en países como Francia, Alemania, España e Italia."

¿Cuál será la implicación del cambio populista de Europa?

Wodak, autor de un libro sobre el populismo, dijo que el giro de Europa hacia los partidos antisistema ha normalizado las políticas de derechas.

"Las políticas de inmigración se han vuelto más estrictas, incluso en los países donde no hay refugiados o migrantes", dijo.

"Algunas de las políticas que los populistas de derecha han apoyado ya han sido asumidas e implementadas".

Dijo que los líderes populistas francos -como el presidente estadounidense Donald Trump- también habían normalizado la retórica ofensiva.

"Se han roto algunos tabúes y ahora parece que está bien decir ciertas cosas muy discriminatorias, incluso sin un gran escándalo", añadió. "Los niveles de tabúes y convenciones se han rebajado, la normalización está en camino."

Un mayor populismo también podría tener implicaciones para el futuro de la UE.

Los expertos dicen que habrá más tensión entre Bruselas y países como Hungría y Polonia a menos que la UE cambie y escuche el mensaje que los votantes populistas han intentado enviar durante la última década.

"Hay muchas fuerzas en Europa a las que no les gusta formar parte de algo que se llama la UE", dijo el profesor Marliere.

"La reacción que cabría esperar de cualquiera que quiera que la UE sobreviva y se relance y mejore es realmente tomar nota de todos esos problemas y desafíos que vienen de izquierda a derecha y escuchar al electorado".

"El cambio es esencial si la UE quiere sobrevivir".

¿Cómo decidió Euronews qué era un partido populista?

Utilizamos una clasificación desarrollada por la Universidad de Melbourne.

Clasifica a los partidos en función de la medida en que se oponían a la clase política, las instituciones financieras, los inmigrantes o las minorías étnicas, dependían de la personalidad de un líder y violaban las normas democráticas liberales.