Última hora

Última hora

Los millones que gasta Facebook para ejercer su influencia en la UE

Leyendo ahora:

Los millones que gasta Facebook para ejercer su influencia en la UE

Los millones que gasta Facebook para ejercer su influencia en la UE
© Copyright :
REUTERS/Dado Ruvic/Illustration/File Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Facebook ha trabajado duro para aumentar su influencia en la Unión Europea.

En tan sólo cinco años, el gigante estadounidense ha quintuplicado el dinero que destina a sus actividades de lobby.

Por citar un dato, en 2017 gastó más de dos millones de euros. Lo que le coloca en el puesto número once del ranking de los grupos de presión de Bruselas.

Una influencia que corrobora Oliver Hoedeman, Director de la ONG Corporate Europe Observatory. "Facebook es una de las compañías que ha mantenido más reuniones de alto nivel con la Comisión Europea, con los comisarios y con sus gabinetes. En total, Facebook ha mantenido 88 reuniones en los últimos tres años. Y es realmente notable que una empresa estadounidense pueda tener ese grado de acceso", afirma.

El comisario europeo responsable del Mercado Digital, Ansip Andrus, se reunió el lunes con el director de Facebook, Mark Zuckerberg, quien se ha comprometido a colaborar en la investigación sobre el escándalo de Cambridge Analytica.

En el Parlamento Europeo, no todos cuestionan la actividad que desarrolla como grupo de presión. El eurodiputado alemá Axel Voss (PPE) cree que no se debe excluir ni a Facebook ni a nadie de la actividad de lobby porque aporta ideas y necesitan esa información. "Estoy a favor de reunirnos con todos y de abordar todos los temas", afirma.

La Eurocámara ha invitado a Zuckerberg a comparecer en el hemiciclo y a analizar cómo proteger los datos de los usuarios, respetado el marco legislativo europeo.

El eurodiptado Jan Philipp Albrecht, del grupo de Los Verdes, opina: "Desde nuestro punto de vista europeo, no solo tenemos nuevas reglas de protección de datos, también estamos discutiendo sobre nuevas normas para regular las plataformas, la competencia y el mercado digital. Y Zuckerberg debería decidir hasta dónde quiere seguir nuestros intereses y nuestras ideas allí.