Última hora

Última hora

Ereván celebra la dimisión de Serge Sargsián

Leyendo ahora:

Ereván celebra la dimisión de Serge Sargsián

Ereván celebra la dimisión de Serge Sargsián
Tamaño de texto Aa Aa

Multitudinaria explosión de alegría en las calles de Ereván, capital de Armenia, tras la dimisión del primer ministro, Serge Sargsián y el triunfo de la llamada "revolución de terciopelo" liderada por la oposición del país. Sargsián deja el cargo tras un intento frustrado de darse más poder.

El líder opositor "Nikol Pashinián tenía razón y yo estaba equivocado" ha reconocido en su mea culpa en el que ha subrayado que "el movimiento en las calles va contra su mandato.

El opositor, Nikol Pashinián, detenido en los últimos días, se encontraba en custodia policial y fue puesto en libertad pocas horas antes de la dimisión de Sargsián. La oposición exigía su renuncia y le acusaba de haber reformado el sistema político para perpetuarse en el poder.

A las multitudinarias protestas de los últimos días se unió el Ejército, por lo que el primer ministro y expresidente de Armenia, Serge Sargsián se ha visto obligado a dimitir.

Este domingo decenas de miles de personas se manifestaron en el centro de Ereván en uno de los mayores mítines de protesta de la historia de la ciudad, de poco más de un millón de habitantes.

Serge Sargsián fue primer ministro de 2007 a 2008, cuando se convirtió en presidente del país, cargo en el que continuó hasta que presentó su renuncia hace cerca de una semana para proponerse como primer ministro, tras una reforma constitucional que concede a ese cargo político más poder de decisión. Entre gritos de alegría, banderas y un concierto de pitidos de coches los armenios han festejado el triunfo de la llamada "revolución de terciopelo" que ha desembocado en esta dimisión.

La nueva Constitución armenia, aprobada en 2015, y que entró en vigor este año convertía el cargo de primer ministro en el más importante de todo el Gobierno.

Pero a Sargsián de poco le ha servido, las protestas en las calles lideradas por la oposición, han pesado más que la reforma de la Constitución.