Última hora

Última hora

El largo camino hacia el Acuerdo de Viena

Leyendo ahora:

El largo camino hacia el Acuerdo de Viena

El largo camino hacia el Acuerdo de Viena
Tamaño de texto Aa Aa

Tras años de arduas negociaciones, por fin, el 14 de julio de 2015 Irán y seis potencias mundiales -Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido, Francia y Alemania- firman el Acuerdo Nuclear.

Las tentativas fallidas entre 2003 y 2006, hicieron que el OIEA, (Organismo Internacional de la Energía Atómica) llevara el caso al Consejo de Seguridad de la ONU. Desde 2006 a 2014, se adptaron 10 resoluciones imponiendo sanciones económicas contra Irán para que cese su controvertido programa nuclear. Las sanciones se van endureciendo progresivamente, debilitando gravemente la economía iraní.

En 2013, con la llegada al poder de Hasan Rohani, Irán proclama su voluntad de solucionar el contencioso. Los ministros de Exteriores de tres países europeos más China, Rusia Y Estados Unidos, multiplican los esfuerzos para llegar a un compromiso. El Acuerdo de Viena fue el fruto de esos esfuerzos; una solución en la que todos ganan y con la que todos los negociadores están satisfechos.

El objetivo del acuerdo no era otro que establecer una serie de medidas para que el tiempo para producir la cantidad de uranio enriquecido necesario para fabricar una bomba nuclear fuese de al menos un año, y eso durante un periodo de diez años.

Para lograrlo, el Acuerdo pone fin a las sanciones económicas e Irán se compromete a reducir sus reservas de uranio de bajo enriquecimiento en un 98% durante 15 años. Y Durante ese mismo periodo, a no enriquecer uranio por encima del 3,67%, sus centrifugadoras, y la capacidad de la planta de Natanz durante 10 años. Irán acepta que 150 inspectores del OIEA tenga acceso regular a todas las instalaciones nucleares y que puedan supervisar toda la cadena de suministro que sustenta ese programa nuclear.

La llegada de Trump a la Casa Blanca marca un punto de inflexión; el presidente estadounidense califica el ecuerdo de "espantoso" o "el peor del mundo" y pide que se adopten otras medidas restrictivas para evitar que Irán amenace los intereses de sus aliados.

Donald Trump aboga por incluir el programa balístico iraní en el acuerdo. Según él, Teherán respeta las términos del acuerdo pero, desarrolla al mismo tiempo, misiles balísticos. Un punto innegociable para Irán que asegura que su programa balístico forma parte de su capacidad defensiva. Tehéran ha dejado claro que si los términos del acuerdo no se respetan, reanudará de inmediato su programa nuclear.