Última hora

Última hora

Momentos de angustia después de la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala

Leyendo ahora:

Momentos de angustia después de la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala

© Copyright :
REUTERS/Luis Echeverria
Tamaño de texto Aa Aa

Después de la lluvia de cenizas provocada por el volcán de Fuego que ha dejado este domingo decenas de muertos en Guatemala, los habitantes de la aldea El Rodeo deben enfrentarse a otra amenaza: las fuertes corrientes de lava que descienden destruyendo todo a su paso, mientras todavía se recuperan de las horas de angustia y dolor.

Alberto Cardona, corresponsal de la cadena Guatevisión, relató a Euronews cómo se encuentra la situación en esta zona del departamento de Escuintla, donde se registró la mayor parte de las víctimas.

“Son momentos de tristeza, de dolor, de angustia que están viviendo los familiares de personas desaparecidas que siguen siendo buscadas por los socorristas", señala el periodista guatemalteco. "Hace pocos momentos se ha dado una nueva alerta de evacuación para que nos retiremos de este sector, se retiren los medios de prensa y los propios socorristas porque las correntadas de lava comienzan a destruir algunos pastales, algunos campos en este sector”.

De acuerdo con sus declaraciones, varias viviendas habrían sido desalojadas y se habría ordenado a todos los habitantes abandonar el área a causa del riesgo latente. La preocupación de las autoridades y las familias es creciente, puesto que la búsqueda de personas desaparecidas en este núcleo de población podría verse interrumpida.

“Dos helicópteros del ejército guatemalteco sobrevuelan en el sector para observar como esta lava está avanzando con lo poco que queda en esta área”, explica.

Hace nueve años que no se registraba una erupción similar en territorio guatemalteco y Cardona precisa que la magnitud con la que el volcán de Fuego entró en erupción no estaba prevista por las autoridades locales, ni los habitantes.

“Esto inició con la lluvia de cenizas, y con el pasar de las horas y el tiempo fue afectando más el trabajo de los bomberos, que primero rescataron a las personas de las cenizas, y luego inició esta erupción que provocó la lava. Esto es lo que provocó la muerte de las personas”, añadió.

Hasta el momento, se registraron 38 muertes, más de 600 damnificados y se desconoce el número de personas desaparecidas. La cifra de fallecidos podría aumentar en las próximas horas.