Última hora

Última hora

Trump y Kim, una imagen para la historia

Leyendo ahora:

Trump y Kim, una imagen para la historia

© Copyright :
Anthony Wallace/Pool via Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

La cumbre de Singapur ha dejado una imagen para la historia, la de dos hombres, Donald Trump y Kim Jong-un, que hace apenas un año cruzaban insultos y amenazas, conversando como viejos conocidos y negociando un acuerdo de desnuclearización de Corea del Norte.

Su apretón de manos (el primero en especial, aunque estuvo seguido por otros muchos a lo largo de la jornada), así como las miradas cómplices entre ambos líderes hubieran resultado inconcebibles hace muy poco tiempo.

Trump y Kim Jong-un mantuvieron a primeras horas del día un primer cara a cara de unos 50 minutos en una habitación del hotel Capella de Singapur. Ambos líderes estuvieron acompañados durante ese tiempo únicamente por sus traductores. El jefe de la Casa Blanca ya había anunciado que ese primer contacto sería fundamental.

Después, el presidente estadounidense y el líder norcoreano se volvieron a ver, pero esta vez rodeados por sus respectivos equipos y, por último, mantuvieron un almuerzo de trabajo, alrededor de un menú compuesto por costillas de ternera y un plato típico coreano.

Corea del Norte se compromete con la desnuclearización y EEUU ofrece 'garantías de seguridad'

El punto culminante ha sido la firma de un acuerdo cuyo resultado, según Trump, está muy por encima de sus expectativas. Corea del Norte se ha comprometido a desnuclearizarse mientras que EEUU ha ofrecido al régimen de Pyongyang "garantías de seguridad". En el texto, los dos países también se comprometen a cooperar para desarrollar nuevas relaciones y para "la promoción de la paz, la prosperidad y la seguridad".

"El documento que estamos firmando es muy completo y creo que ambas partes van a quedar muy impresionadas con el resultado. Para lograrlo ha sido necesaria buena voluntad, mucho trabajo y mucha preparación, y quiero agradecérselo a ambas partes. El trabajo del secretario de Estado Mike Pompeo y del resto ha sido fantástico", señaló el presidente estadounidense antes de mostrar las firmas estampadas en el acuerdo.

Los puntos del acuerdo

El acuerdo establece además que el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, se reunirá en "la fecha más temprana posible" con un alto funcionario norcoreano, que no identifica, para continuar con la negociación.

Ese diálogo se centrará en cuatro puntos, de los que el primero es un "compromiso de establecer nuevas relaciones entre Estados Unidos y la DPRK de acuerdo con el deseo de los pueblos de los dos países de que haya paz y prosperidad".

El segundo indica que las dos naciones, que ahora no tienen relaciones diplomáticas, "unirán sus esfuerzos para construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana".

En tercer lugar se "reafirma la declaración de Panmunjon", sellada por las dos Coreas el pasado 27 de abril y en la que Pyongyang se comprometió a la desnuclearización.

Por último, acordaron "recuperar los restos de los prisioneros de guerra o desaparecidos en combate" después de la guerra de Corea (1950-1953), "incluida la repatriación inmediata de los que ya han sido identificados".

Trump y Kim reconocieron en el texto que su cumbre de hoy fue "un acontecimiento histórico" y decidieron "implementar las estipulaciones" del acuerdo "de forma completa y expedita".

REUTERS/Jonathan Ernst

La desnuclearización será "muy rápida" y nos reuniremos "muchas veces"

Trump señaló que el proceso de desnuclearización ocurrirá "muy, muy rápido" y que invitará a Casa Blanca a Kim Jong-un, con el que dijo que se reunirá "muchas veces".

Del "viejo chocho" y el "hombre cohete" al golpecito cómplice en la espalda

En cualquier caso, la cumbre de Singapur parece haber marcado un antes y un después, un punto de inflexión en las relaciones bilaterales, aunque aún habrá que esperar para ver si se hace realidad lo acordado y si, como dijo Trump, este solo es el comienzo de una larga y fructífera relación. Baste recordar que estos dos hombres se lanzaron durante meses floridos insultos, desde el "viejo chocho desquiciado" que le dirigió Kim a Trump, al "hombre cohete" y al "cachorro enfermo" dedicados por el presidente estadounidense al líder norcoreano. O como cuando ambos se retaron tratando de demostrar quien tenía el botón nuclear más grande.

Anthony Wallace/Pool via Reuters